Buscando...
Ruanda - Resumen

Ruanda - Resumen

Descripción

Ruanda, anteriormente Ruanda, oficialmente la República de Ruanda (Kinyarwanda: Repubulika y'u Ruanda; Swahili: Jamhuri ya Ruanda; francés: République du Rwanda o République Rwandaise), es un país sin litoral en el Gran Valle del Rift, donde convergen la región de los Grandes Lagos de África y África Oriental. Uno de los países más pequeños del continente africano, su capital es Kigali. Ubicada a pocos grados al sur del ecuador, Ruanda limita con Uganda, Tanzania, Burundi y la República Democrática del Congo. Es muy elevado con su geografía dominada por montañas en el oeste y sabana al este, con numerosos lagos en todo el país. El clima es templado a subtropical, con dos estaciones lluviosas y dos estaciones secas cada año. Ruanda tiene una población de más de 12,6 millones que viven en 26.338 km de tierra, y es el país de África continental más densamente poblado.

La población es joven y predominantemente rural, con una densidad entre las más altas de África. Los ruandeses provienen de un solo grupo cultural y lingüístico, el Banyarwanda, aunque dentro de este grupo hay tres subgrupos: el hutu, el tutsi y el twa. Los Twa son un pueblo pigmeo que habita en el bosque y a menudo se los considera descendientes de los primeros habitantes de Ruanda. Los académicos no están de acuerdo sobre los orígenes y las diferencias entre los hutu y los tutsi; algunos creen que las diferencias se derivan de las antiguas castas sociales dentro de un solo pueblo, mientras que otros creen que los hutu y los tutsi llegaron al país por separado y de diferentes lugares. El cristianismo es la religión más grande del país; el idioma principal es el kinyarwanda, hablado por la mayoría de los ruandeses, y el inglés y el francés sirven como idiomas oficiales adicionales. El estado soberano de Ruanda tiene un sistema de gobierno presidencial. El presidente es Paul Kagame, del Frente Patriótico de Ruanda (RPF), que ha prestado servicios continuamente desde el año 2000. Hoy, Ruanda tiene bajos niveles de corrupción en comparación con los países vecinos, aunque las organizaciones de derechos humanos informan la supresión de los grupos de oposición, la intimidación y las restricciones a la libertad de habla. El país ha sido gobernado por una estricta jerarquía administrativa desde tiempos precoloniales; Hay cinco provincias delimitadas por fronteras trazadas en 2006. Ruanda es uno de los únicos tres países en el mundo con una mayoría femenina en el parlamento nacional, los otros dos países son Bolivia y Cuba.

Los cazadores-recolectores establecieron el territorio en la Edad de Piedra y Hierro, seguido más tarde por los pueblos bantúes. La población se unió primero en clanes y luego en reinos. El Reino de Ruanda dominó desde mediados del siglo XVIII, con los reyes tutsi conquistando a otros militarmente, centralizando el poder y luego promulgando políticas anti-hutu. Alemania colonizó Ruanda en 1884 como parte del África Oriental alemana, seguida de Bélgica, que invadió en 1916 durante la Primera Guerra Mundial. Ambas naciones europeas gobernaron a través de los reyes y perpetuaron una política pro-tutsi. La población hutu se rebeló en 1959. Masacraron a numerosos tutsis y finalmente establecieron una república independiente dominada por hutus en 1962. Un golpe militar de 1973 vio un cambio de liderazgo, pero la política pro-hutu se mantuvo. El Frente Patriótico de Ruanda liderado por los tutsis inició una guerra civil en 1990. Los presidentes de Ruanda y Burundi, ambos hutus, murieron cuando su avión fue derribado el 6 de abril de 1994. Las tensiones sociales estallaron en el genocidio de 1994 que siguió, en el cual Hutu los extremistas mataron a unos 500,000-1,000,000 de tutsis y hutus moderados. El RPF puso fin al genocidio con una victoria militar.

La economía en desarrollo de Ruanda sufrió mucho a raíz del genocidio de 1994, pero desde entonces se ha fortalecido. La economía se basa principalmente en la agricultura de subsistencia. El café y el té son los principales cultivos comerciales para la exportación. El turismo es un sector de rápido crecimiento y ahora es el principal proveedor de divisas del país. Ruanda es uno de los dos únicos países en los que los gorilas de montaña se pueden visitar de forma segura, y los visitantes pagan altos precios por los permisos de rastreo de gorilas. La música y la danza son una parte integral de la cultura ruandesa, particularmente la batería y la danza altamente coreografiada. Las artes y artesanías tradicionales se producen en todo el país, incluido imigongo, un arte único de estiércol de vaca.

Ruanda se ha gobernado como un sistema presidencial unitario con un parlamento bicameral gobernado por el Frente Patriótico de Ruanda desde 1994. El país es miembro de la Unión Africana, las Naciones Unidas, la Comunidad de Naciones, COMESA, OIF y la Comunidad del África Oriental.

Historia

Cráneos humanos en el Nyamata Genocide MemorialCráneos humanos en el Nyamata Genocide Memorial

El asentamiento humano moderno de lo que hoy es Ruanda data, a más tardar, del último período glacial, ya sea en el período neolítico alrededor del 8000 a. C., o en el largo período húmedo que siguió, hasta alrededor del 3000 a. C. Las excavaciones arqueológicas han revelado evidencia de escaso asentamiento por parte de cazadores-recolectores a fines de la Edad de Piedra, seguido de una población más grande de colonos tempranos de la Edad del Hierro, que produjeron cerámica con hoyuelos y herramientas de hierro. Estos primeros habitantes fueron los antepasados ​​de los Twa, cazadores-recolectores pigmeos aborígenes que permanecen en Ruanda hoy. Entre 700 a. C. y 1500 d. C., varios grupos bantúes emigraron a Ruanda, limpiando tierras forestales para la agricultura. Los twa que habitaban en el bosque perdieron gran parte de su hábitat y se mudaron a las laderas de las montañas. Los historiadores tienen varias teorías sobre la naturaleza de las migraciones bantúes; Una teoría es que los primeros pobladores fueron hutus, mientras que los tutsis emigraron más tarde para formar un grupo racial distinto, posiblemente de origen nilo-hamitista. Una teoría alternativa es que la migración fue lenta y constante, y los grupos entrantes se integraron en lugar de conquistar la sociedad existente. Según esta teoría, la distinción hutu y tutsi surgió más tarde y fue una distinción de clase más que racial.

La primera forma de organización social en el área fue el clan (ubwoko). Los clanes no se limitaban a linajes genealógicos o áreas geográficas, y la mayoría incluía hutu, tutsi y twa. A partir del siglo XV, los clanes comenzaron a fusionarse en reinos; Para 1700, alrededor de ocho reinos existían en la actual Ruanda. Uno de estos, el Reino de Ruanda, gobernado por el clan Tutsi Nyiginya, se hizo cada vez más dominante desde mediados del siglo XVIII. El reino alcanzó su mayor extensión durante el siglo XIX bajo el reinado del rey Kigeli Rwabugiri. Rwabugiri conquistó varios estados más pequeños, expandió el reino al oeste y al norte e inició reformas administrativas; Estos incluían ubuhake, en el que los clientes tutsis cedían ganado y, por lo tanto, un estatus privilegiado, a los clientes hutu o tutsi a cambio de un servicio económico y personal, y uburetwa, un sistema de corvée en el que los hutu se veían obligados a trabajar para los jefes tutsi. Los cambios de Rwabugiri causaron una grieta entre las poblaciones hutu y tutsi. Los Twa estaban mejor que en los días previos al Reino, y algunos se convirtieron en bailarines en la corte real, pero su número continuó disminuyendo.

La Conferencia de Berlín de 1884 asignó el territorio a Alemania como parte de África Oriental Alemana, marcando el comienzo de la era colonial. El explorador Gustav Adolf von Götzen fue el primer europeo en explorar significativamente el país en 1894; cruzó desde el sureste hasta el lago Kivu y se encontró con el rey. Los alemanes no alteraron significativamente la estructura social del país, pero ejercieron influencia al apoyar al rey y la jerarquía existente y delegar el poder a los jefes locales. Las fuerzas belgas tomaron el control de Ruanda y Burundi en 1916, durante la Primera Guerra Mundial, comenzando un período de dominio colonial más directo. Bélgica gobernó tanto Ruanda como Burundi como un mandato de la Liga de las Naciones llamado Ruanda-Urundi. Los belgas también simplificaron y centralizaron la estructura de poder e introdujeron proyectos a gran escala en educación, salud, obras públicas y supervisión agrícola, incluidos nuevos cultivos y técnicas agrícolas mejoradas para tratar de reducir la incidencia de la hambruna. Tanto los alemanes como los belgas promovieron la supremacía tutsi, considerando las diferentes razas hutu y tutsi. En 1935, Bélgica introdujo las tarjetas de identidad que etiquetaban a cada individuo como tutsi, hutu, twa o naturalizado. Si bien anteriormente había sido posible que los hutus particularmente ricos se convirtieran en tutsis honorarios, las tarjetas de identidad impedían cualquier movimiento adicional entre las clases.

Bélgica continuó gobernando Ruanda-Urundi (de la cual Ruanda formó la parte norte) como Territorio Fiduciario de la ONU después de la Segunda Guerra Mundial, con el mandato de supervisar la eventual independencia. Las tensiones aumentaron entre los tutsi, que favorecían la independencia temprana, y el movimiento de emancipación hutu, que culminó en la Revolución de Ruanda de 1959: los activistas hutu comenzaron a matar a los tutsi y a destruir sus casas, lo que obligó a más de 100.000 personas a buscar refugio en los países vecinos. En 1961, los belgas pro-hutus de repente celebraron un referéndum en el que el país votó para abolir la monarquía. Ruanda se separó de Burundi y obtuvo su independencia el 1 de julio de 1962, que se conmemora como el Día de la Independencia, una fiesta nacional. Siguieron ciclos de violencia, con tutsi en el exilio atacando desde países vecinos y los hutu tomando represalias con matanzas a gran escala y represión de los tutsi. En 1973, Juvénal Habyarimana tomó el poder en un golpe militar. La discriminación pro-hutu continuó, pero hubo una mayor prosperidad económica y una menor cantidad de violencia contra los tutsis. Los Twa permanecieron marginados, y en 1990 el gobierno los expulsó casi por completo de los bosques; muchos se convirtieron en mendigos. La población de Ruanda había aumentado de 1,6 millones de personas en 1934 a 7,1 millones en 1989, lo que llevó a la competencia por la tierra.

En 1990, el Frente Patriótico de Ruanda (RPF), un grupo rebelde compuesto por casi 500,000 refugiados tutsis, invadió el norte de Ruanda desde su base en Uganda, iniciando la Guerra Civil de Ruanda. El grupo condenó al gobierno dominado por los hutus por no democratizar y enfrentar los problemas que enfrentan estos refugiados. Ninguna de las partes pudo obtener una ventaja decisiva en la guerra, pero en 1992 había debilitado la autoridad de Habyarimana; Las manifestaciones masivas lo obligaron a formar una coalición con la oposición interna y, finalmente, a firmar los Acuerdos de Arusha de 1993 con el FPR. El alto el fuego terminó el 6 de abril de 1994 cuando el avión de Habyarimana fue derribado cerca del aeropuerto de Kigali, matándolo. El derribo del avión sirvió como catalizador del genocidio de Ruanda, que comenzó en unas pocas horas. En el transcurso de aproximadamente 100 días, entre 500,000 y 1,000,000 de tutsis y hutus políticamente moderados fueron asesinados en ataques bien planeados por orden del gobierno interino. Muchos twa también fueron asesinados, a pesar de no ser atacados directamente.

El RPF Tutsi reinició su ofensiva y tomó el control del país metódicamente, ganando el control de todo el país a mediados de julio. La respuesta internacional al genocidio fue limitada, y las principales potencias se mostraron reacias a fortalecer la fuerza de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas que ya estaba demasiado extendida. Cuando el RPF se hizo cargo, aproximadamente dos millones de hutus huyeron a países vecinos, en particular a Zaire, por temor a represalias; Además, el ejército liderado por el RPF fue un beligerante clave en la Primera y Segunda Guerra del Congo. Dentro de Ruanda, comenzó un período de reconciliación y justicia, con el establecimiento del Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) y la reintroducción de Gacaca, un sistema tradicional de tribunales de aldea. Desde 2000, la economía de Ruanda, el número de turistas y el índice de desarrollo humano han crecido rápidamente; entre 2006 y 2011, la tasa de pobreza se redujo del 57% al 45%, mientras que la esperanza de vida aumentó de 46,6 años en 2000 a 59,7 años en 2015.

Política y gobierno

Edificio de la Cámara de DiputadosEdificio de la Cámara de Diputados

El Presidente de Ruanda es el jefe de estado y tiene amplios poderes, incluida la creación de políticas en conjunto con el Gabinete, el ejercicio de la prerrogativa de la misericordia, el mando de las fuerzas armadas, la negociación y ratificación de tratados, la firma de órdenes presidenciales y la declaración de guerra o un estado de emergencia. El presidente es elegido por votación popular cada siete años y nombra al primer ministro y a todos los demás miembros del gabinete. El actual presidente es Paul Kagame, quien asumió el cargo tras la renuncia de su predecesor, Pasteur Bizimungu, en 2000. Kagame posteriormente ganó las elecciones en 2003 y 2010, aunque las organizaciones de derechos humanos han criticado estas elecciones como “marcadas por el aumento de la represión política y un represión contra la libertad de expresión “. El artículo 101 de la constitución había limitado previamente a los presidentes a dos períodos en el cargo, pero esto se cambió en un referéndum de 2015, que se presentó luego de recibir una petición firmada por 3.8 millones de ruandeses. A través de este cambio en la constitución, Kagame podría permanecer como presidente hasta 2034. Kagame fue elegido para un tercer mandato en 2017 con el 98.79% de los votos.

La constitución fue adoptada luego de un referéndum nacional en 2003, reemplazando la constitución de transición que había estado vigente desde 1994. La constitución exige un sistema de gobierno multipartidista, con políticas basadas en la democracia y las elecciones. Sin embargo, la constitución impone condiciones sobre cómo pueden operar los partidos políticos. El artículo 54 establece que “las organizaciones políticas tienen prohibido basarse en la raza, el grupo étnico, la tribu, el clan, la región, el sexo, la religión o cualquier otra división que pueda generar discriminación”. El gobierno también ha promulgado leyes que penalizan la ideología del genocidio, que puede incluir intimidación, discursos difamatorios, negación del genocidio y burlas de las víctimas. Según Human Rights Watch, estas leyes efectivamente hacen de Ruanda un estado de partido único, ya que “bajo el pretexto de prevenir otro genocidio, el gobierno muestra una intolerancia marcada a las formas más básicas de disidencia”. Amnistía Internacional también es crítica; En su informe de 2014/15, Amnistía dijo que las leyes contra la insurrección o los problemas entre la población se habían utilizado para encarcelar a las personas “por el ejercicio legítimo de sus derechos a la libertad de asociación o expresión”.

El Parlamento consta de dos cámaras. Elabora legislación y está facultada por la constitución para supervisar las actividades del Presidente y el Gabinete. La cámara baja es la Cámara de Diputados, que tiene 80 miembros que sirven términos de cinco años. Veinticuatro de estos asientos están reservados para mujeres, elegidos a través de una asamblea conjunta de funcionarios del gobierno local; otros tres asientos están reservados para miembros jóvenes y discapacitados; los 53 restantes son elegidos por sufragio universal bajo un sistema de representación proporcional. Después de las elecciones de 2013, hay 51 diputadas, frente a las 45 de 2008; A partir de 2015, Ruanda es uno de los dos únicos países con una mayoría femenina en el parlamento nacional. La cámara superior es el Senado de 26 escaños, cuyos miembros son seleccionados por una variedad de cuerpos. Un mínimo obligatorio del 30% de los senadores son mujeres. Los senadores sirven términos de ocho años. (Ver también Igualdad de género en Ruanda).

El sistema legal de Ruanda se basa en gran medida en los sistemas de derecho civil alemán y belga y el derecho consuetudinario. El poder judicial es independiente del poder ejecutivo, aunque el Presidente y el Senado participan en el nombramiento de los jueces de la Corte Suprema. Human Rights Watch ha alabado al gobierno de Ruanda por los progresos realizados en la entrega de justicia, incluida la abolición de la pena de muerte, pero también alegan la interferencia en el sistema judicial por parte de miembros del gobierno, como el nombramiento de jueces por motivos políticos, uso indebido de la acusación poder y presión sobre los jueces para que tomen decisiones particulares. La constitución prevé dos tipos de tribunales: ordinarios y especializados. Los tribunales ordinarios son el Tribunal Supremo, el Tribunal Superior y los tribunales regionales, mientras que los tribunales especializados son tribunales militares y un sistema de tribunales comerciales creado en 2011 para acelerar los litigios comerciales. Entre 2004 y 2012, un sistema de tribunales de Gacaca estaba en funcionamiento. Gacaca, un tribunal tradicional de Ruanda operado por pueblos y comunidades, fue revivido para acelerar los juicios de sospechosos de genocidio. El tribunal logró eliminar la acumulación de casos de genocidio, pero fue criticado por grupos de derechos humanos por no cumplir con el estándar legal justo.

Ruanda tiene bajos niveles de corrupción en relación con la mayoría de los demás países africanos; En 2014, Transparencia Internacional clasificó a Ruanda como la quinta más limpia de 47 países en África Subsahariana y la 55ta más limpia de 175 en el mundo. La constitución prevé un Defensor del Pueblo, cuyas funciones incluyen la prevención y la lucha contra la corrupción. La Constitución exige a los funcionarios públicos (incluido el Presidente) que declaren su riqueza al Defensor del Pueblo y al público; los que no cumplan son suspendidos de su cargo.

El Frente Patriótico de Ruanda (RPF) ha sido el partido político dominante en el país desde 1994. El RPF ha mantenido el control de la presidencia y el Parlamento en las elecciones nacionales, con una proporción de votos del partido que supera constantemente el 70%. El RPF es visto como un partido dominado por los tutsis, pero recibe apoyo de todo el país y se le atribuye la garantía de la paz, la estabilidad y el crecimiento económico continuos. La organización de derechos humanos Freedom House afirma que el gobierno suprime las libertades de los grupos de oposición; en su informe de 2015, Freedom House alegó que el RPF había “impedido que nuevos partidos políticos se registraran y arrestó a los líderes de varios partidos existentes, evitando efectivamente que presenten candidatos” en las elecciones. Amnistía Internacional también afirma que el RPF gobierna Ruanda “sin cualquier oposición significativa “.

Ruanda es miembro de las Naciones Unidas, la Unión Africana, la Francofonía, la Comunidad de África Oriental y la Comunidad de Naciones. Durante muchos años durante el régimen de Habyarimana, el país mantuvo estrechos vínculos con Francia, así como con Bélgica, la antigua potencia colonial. Sin embargo, bajo el gobierno del RPF, Ruanda ha buscado lazos más estrechos con los países vecinos de la Comunidad del África Oriental y con el mundo de habla inglesa. Las relaciones diplomáticas con Francia se suspendieron en 2006 tras la acusación de funcionarios ruandeses por un juez francés, y a pesar de su restauración en 2010, a partir de 2015 las relaciones entre los países siguen siendo tensas. Las relaciones con la República Democrática del Congo (RDC) fueron tensas luego de la participación de Ruanda en la Primera y Segunda Guerra del Congo; el ejército congoleño alegó ataques ruandeses contra sus tropas, mientras que Ruanda culpó al gobierno congoleño por no haber reprimido a los rebeldes hutus en las provincias de Kivu del Norte y del Sur. Las relaciones se deterioraron aún más en 2012, cuando Kinshasa acusó a Ruanda de apoyar la rebelión del M23, una insurgencia en el este del Congo. A partir de 2015, se ha restablecido la paz y las relaciones están mejorando. La relación de Ruanda con Uganda también fue tensa durante gran parte de la década de 2000 después de un enfrentamiento de 1999 entre los ejércitos de los dos países, ya que respaldaron a los grupos rebeldes opositores en la Segunda Guerra del Congo, pero mejoró significativamente a principios de la década de 2010. En 2019, las relaciones entre los dos países se deterioraron, con Ruanda cerrando sus fronteras con Uganda.

La Fuerza de Defensa de Ruanda (RDF) es el ejército nacional de Ruanda. Compuesto en gran parte por ex soldados del Ejército Patriótico de Ruanda (RPA), incluye la Fuerza de Tierra de Ruanda, la Fuerza Aérea de Ruanda y unidades especializadas. Después de la exitosa conquista del país en 1994 a raíz del genocidio de Ruanda, el Frente Patriótico de Ruanda decidió dividir el RPF en una división política (que retuvo el nombre del RPF) y el RDF, una división militar que debía servir como el ejército oficial del estado ruandés. El gasto en defensa continúa representando una parte importante del presupuesto nacional, en gran parte debido a los continuos problemas de seguridad a lo largo de las fronteras con la República Democrática del Congo y Burundi y las persistentes preocupaciones sobre las intenciones de Uganda hacia su antiguo aliado. En 2010, las Naciones Unidas publicaron un informe acusando al ejército ruandés de cometer violaciones a gran escala de los derechos humanos y crímenes contra la humanidad en la República Democrática del Congo durante la Primera y Segunda Guerra del Congo, cargos rechazados por el gobierno ruandés.

Divisiones administrativas

Provincias de RuandaProvincias de Ruanda

Ruanda ha sido gobernada por una estricta jerarquía desde tiempos precoloniales. Antes de la colonización, el Rey (Mwami) ejercía el control a través de un sistema de provincias, distritos, colinas y barrios. La constitución actual divide a Ruanda en provincias (intara), distritos (uturere), ciudades, municipios, pueblos, sectores (imirenge), celdas (utugari) y pueblos (imidugudu); Las divisiones más grandes y sus fronteras son establecidas por el Parlamento.

Las cinco provincias actúan como intermediarias entre el gobierno nacional y sus distritos constituyentes para garantizar que las políticas nacionales se implementen a nivel de distrito. El “Marco Estratégico de Descentralización de Ruanda” desarrollado por el Ministerio de Gobierno Local asigna a las provincias la responsabilidad de “coordinar los problemas de gobernanza en la Provincia, así como el monitoreo y la evaluación”. Cada provincia está encabezada por un gobernador, designado por el Presidente y aprobado por el Senado. Los distritos son responsables de coordinar la prestación de servicios públicos y el desarrollo económico. Se dividen en sectores, que son responsables de la prestación de servicios públicos según lo ordenado por los distritos. Los distritos y sectores tienen consejos elegidos directamente y están a cargo de un comité ejecutivo seleccionado por ese consejo. Las células y las aldeas son las unidades políticas más pequeñas, que proporcionan un vínculo entre las personas y los sectores. Todos los ciudadanos residentes adultos son miembros de su consejo celular local, del cual se elige un comité ejecutivo. La ciudad de Kigali es una autoridad a nivel provincial, que coordina la planificación urbana dentro de la ciudad.

Las fronteras actuales se trazaron en 2006 con el objetivo de descentralizar el poder y eliminar las asociaciones con el antiguo sistema y el genocidio. La estructura anterior de doce provincias asociadas con las ciudades más grandes fue reemplazada por cinco provincias basadas principalmente en la geografía. Estos son la Provincia del Norte, la Provincia del Sur, la Provincia del Este, la Provincia del Oeste y el Municipio de Kigali en el centro.

Geografía

Lago y volcán en las montañas VirungaLago y volcán en las montañas Virunga

Con 26.338 kilómetros cuadrados , Ruanda es el país número 149 más grande del mundo y el cuarto más pequeño en el continente africano después de Gambia, Eswatini y Djibouti. Es comparable en tamaño a Burundi, Haití y Albania. Todo el país está a gran altitud: el punto más bajo es el río Rusizi a 950 metros sobre el nivel del mar. Ruanda se encuentra en África central / oriental, y limita con la República Democrática del Congo al oeste, Uganda al norte, Tanzania al este y Burundi al sur. Se encuentra a unos pocos grados al sur del ecuador y no tiene salida al mar. La capital, Kigali, se encuentra cerca del centro de Ruanda.

La cuenca hidrográfica entre las principales cuencas de drenaje del Congo y el Nilo se extiende de norte a sur a través de Ruanda, con alrededor del 80% del área del país drenando hacia el Nilo y el 20% hacia el Congo a través del río Rusizi y el lago Tanganica. Ruanda tiene muchos lagos, el más grande es el lago Kivu. Este lago ocupa el piso de la Grieta Albertina a lo largo de la mayor parte de la frontera occidental de Ruanda, y con una profundidad máxima de 480 metros , es uno de los veinte lagos más profundos del mundo. Otros lagos importantes incluyen Burera, Ruhondo, Muhazi, Rweru e Ihema, siendo el último el más grande de una cadena de lagos en las llanuras orientales del Parque Nacional Akagera.

Las montañas dominan el centro y el oeste de Ruanda y el país a veces se llama «Pays des mille collines» en francés . Forman parte de las montañas Albertine Rift que flanquean la rama Albertina de la grieta del este de África, que se extiende de norte a sur a lo largo de la frontera occidental de Ruanda. Ruanda tiene un clima templado de las tierras altas tropicales, con temperaturas más bajas que las típicas de los países ecuatoriales debido a su alta elevación. Kigali, en el centro del país, tiene un rango de temperatura diario típico entre 12 y 27 ° C , con poca variación durante el año. Hay algunas variaciones de temperatura en todo el país; El oeste y el norte montañosos son generalmente más fríos que el este más bajo. Hay dos estaciones lluviosas en el año; el primero se extiende de febrero a junio y el segundo de septiembre a diciembre. Estos están separados por dos estaciones secas: la principal de junio a septiembre, durante la cual a menudo no llueve, y una más corta y menos severa de diciembre a febrero. La lluvia varía geográficamente, con el oeste y el noroeste del país recibiendo más precipitaciones anuales que el este y el sureste. El calentamiento global ha causado un cambio en el patrón de las estaciones lluviosas.

Economía

Gorilas de montaña en el Parque Nacional de los VolcanesGorilas de montaña en el Parque Nacional de los Volcanes

La economía de Ruanda sufrió mucho durante el genocidio de 1994, con una pérdida generalizada de vidas, falta de mantenimiento de infraestructura, saqueo y negligencia de importantes cultivos comerciales. Esto causó una gran caída en el PIB y destruyó la capacidad del país para atraer inversiones privadas y externas. Desde entonces, la economía se ha fortalecido, con un PIB per cápita estimado en $ 2,444 en 2019, en comparación con $ 416 en 1994. Los principales mercados de exportación incluyen China, Alemania y los Estados Unidos. La economía es administrada por el Banco Nacional Central de Ruanda y la moneda es el franco ruandés; En diciembre de 2019, el tipo de cambio era de 910 francos por dólar estadounidense. Ruanda se unió a la Comunidad de África Oriental en 2007, y ha ratificado un plan para la unión monetaria entre los cinco países miembros, lo que podría conducir a un chelín común en África Oriental.

Ruanda es un país de pocos recursos naturales, y la economía se basa principalmente en la agricultura de subsistencia por parte de los agricultores locales utilizando herramientas simples. Se estima que el 90% de la población activa trabaja en granjas, y la agricultura constituyó un 32.5% del PIB estimado en 2014. Los cultivos de subsistencia cultivados en el país incluyen matoke , que ocupan más de un tercio de las tierras de cultivo del país, papas, frijoles, batatas, yuca, trigo y maíz. El café y el té son los principales cultivos comerciales para la exportación, ya que las altas altitudes, las pendientes pronunciadas y los suelos volcánicos proporcionan condiciones favorables. Los informes han establecido que más de 400,000 ruandeses viven de la plantación de café. La dependencia de las exportaciones agrícolas hace que Ruanda sea vulnerable a los cambios en sus precios. Los animales criados en Ruanda incluyen vacas, cabras, ovejas, cerdos, pollos y conejos, con variación geográfica en el número de cada uno. Los sistemas de producción son principalmente tradicionales, aunque hay algunas granjas lecheras intensivas alrededor de Kigali. La escasez de tierra y agua, la alimentación insuficiente y de baja calidad, y las epidemias de enfermedades regulares con servicios veterinarios insuficientes son limitaciones importantes que restringen la producción. Los minerales extraídos incluyen casiterita, wolframita, oro y coltán, que se utiliza en la fabricación de dispositivos electrónicos y de comunicación, como teléfonos móviles.

El sector de servicios de Ruanda sufrió durante la recesión de fines de la década de 2000 a medida que se redujeron los préstamos bancarios, los proyectos de ayuda exterior y la inversión. El sector se recuperó en 2010, convirtiéndose en el sector más grande del país por producción económica y contribuyendo con el 43,6% del PIB del país. Los contribuyentes terciarios clave incluyen banca y finanzas, comercio mayorista y minorista, hoteles y restaurantes, transporte, almacenamiento, comunicación, seguros, bienes raíces, servicios comerciales y administración pública, incluidos educación y salud. El turismo es uno de los recursos económicos de más rápido crecimiento y se convirtió en el principal proveedor de divisas del país en 2007. A pesar del legado del genocidio, el país es cada vez más percibido internacionalmente como un destino seguro. El número de llegadas de turistas en 2013 fue de 864,000 personas, en comparación con 504,000 en 2010. Los ingresos del turismo fueron de US $ 303 millones en 2014, en comparación con solo US $ 62 millones en 2000.

Demografía

Pirámide de población 2016Pirámide de población 2016

A partir de 2015, el Instituto Nacional de Estadística de Ruanda estima que la población de Ruanda es de 11,262,564. El censo de 2012 registró una población de 10,515,973. La población es joven: en el censo de 2012, el 43,3% de la población tenía 15 años o menos, y el 53,4% tenía entre 16 y 64 años. Según el CIA World Factbook, la tasa de natalidad anual se estima en 40,2 nacimientos por cada 1.000 habitantes en 2015, y la tasa de mortalidad en 14.9. La esperanza de vida es de 59,67 años , que es el 26 más bajo de 224 países y territorios. La población es predominantemente rural, con algunas ciudades grandes; Las viviendas se distribuyen uniformemente por todo el país. La única área escasamente poblada del país es la tierra de la sabana en la antigua provincia de Umutara y el Parque Nacional Akagera en el este. Kigali es la ciudad más grande, con una población de alrededor de un millón. Su población en rápido crecimiento desafía su desarrollo de infraestructura. Según el censo de 2012, la segunda ciudad más grande es Gisenyi, que se encuentra adyacente al lago Kivu y la ciudad congoleña de Goma, y tiene una población de 126,000. Otras ciudades importantes incluyen Ruhengeri, Butare y Muhanga, todas con poblaciones inferiores a 100.000. Dentro del pueblo de Banyarwanda, hay tres grupos separados, los hutu, tutsi y twa. El World Factbook de la CIA da estimaciones de que los hutus constituían el 84% de la población en 2009, los tutsis el 15% y los twa el 1%. Los twa son un pueblo pigmeo que desciende de los primeros habitantes de Ruanda, pero los eruditos no están de acuerdo sobre los orígenes y las diferencias entre los hutu y los tutsi. El antropólogo Jean Hiernaux sostiene que los tutsis son una raza separada, con una tendencia hacia «cabezas, caras y narices largas y estrechas»; otros, como Villia Jefremovas, creen que no hay una diferencia física perceptible y que las categorías no fueron históricamente rígidas.

Cultura

Canasta tejida de RuandaCanasta tejida de Ruanda

La música y la danza son una parte integral de las ceremonias, festivales, reuniones sociales y narraciones de Ruanda. El baile tradicional más famoso es una rutina altamente coreografiada que consta de tres componentes: el umushagiriro, o baile de vaca, realizado por mujeres; la intore, o danza de héroes, realizada por hombres; y la batería, también tradicionalmente realizada por hombres, en tambores conocidos como ingoma. El grupo de baile más conocido es el Ballet Nacional. Fue establecido por el presidente Habyarimana en 1974 y funciona a nivel nacional e internacional. Tradicionalmente, la música se transmite oralmente, con estilos que varían entre los grupos sociales. Las artes y artesanías tradicionales se producen en todo el país, aunque la mayoría se originó como elementos funcionales en lugar de puramente para la decoración. Las cestas y cuencos tejidos son especialmente comunes. Imigongo, un arte único de estiércol de vaca, se produce en el sureste de Ruanda, con una historia que se remonta a cuando la región era parte del reino independiente de Gisaka. El estiércol se mezcla con suelos naturales de varios colores y se pinta en crestas estampadas para formar formas geométricas. Otras artesanías incluyen cerámica y tallado en madera. Los estilos de vivienda tradicionales hacen uso de materiales disponibles localmente; Las casas de barro circulares o rectangulares con techos de paja son las más comunes. La figura literaria más famosa de Ruanda fue Alexis Kagame , quien realizó y publicó investigaciones sobre tradiciones orales, además de escribir su propia poesía. El genocidio de Ruanda resultó en la aparición de una literatura de relatos de testigos, ensayos y ficción de una nueva generación de escritores como Benjamin Sehene. Se han producido varias películas sobre el genocidio de Ruanda, incluido el Hotel Ruanda nominado al Globo de Oro, Shake Hands with the Devil, Algunas veces en abril y Shooting Dogs, los dos últimos se han filmado en Ruanda y han presentado a los sobrevivientes como miembros del reparto. .

Se celebran catorce feriados nacionales regulares durante todo el año, y el gobierno ocasionalmente inserta otros. La semana que sigue al Día del Memorial del Genocidio, el 7 de abril, se designa una semana oficial de luto.

Educación

Niños en una escuela primaria de Ruanda, usando computadoras portátiles suministradas por el programa One Laptop Per ChildNiños en una escuela primaria de Ruanda, usando computadoras portátiles suministradas por el programa One Laptop Per Child

Antes de 2012, el gobierno de Ruanda brindó educación gratuita en las escuelas estatales durante nueve años: seis años en primaria y tres años después de un programa secundario común. En 2012, esto comenzó a ampliarse a 12 años. Un estudio de 2015 sugiere que si bien las tasas de matriculación en las escuelas primarias son “casi ubicuas”, las tasas de finalización son bajas y las tasas de repetición altas. Si bien la escolarización es gratuita, existe la expectativa de que los padres contribuyan al costo de la educación de sus hijos proporcionándoles materiales, apoyando el desarrollo de los maestros y contribuyendo a la construcción de la escuela. Sin embargo, según el gobierno, estos costos no deberían ser una base para la exclusión de los niños de la educación. Hay muchas escuelas privadas en todo el país, algunas administradas por iglesias, que siguen el mismo programa de estudios pero cobran tarifas. Desde 1994 hasta 2009, la educación secundaria se ofreció en francés o inglés; Debido a los crecientes vínculos del país con la Comunidad de África Oriental y la Comunidad, solo se ofrecen los programas de estudio en inglés. El país tiene varias instituciones de educación terciaria. En 2013, la Universidad pública de Ruanda (UR) se creó a partir de una fusión de la antigua Universidad Nacional de Ruanda y las otras instituciones públicas de educación superior del país. En 2013, la tasa bruta de matrícula para educación terciaria en Ruanda fue del 7,9%, desde el 3,6% en 2006. La tasa de alfabetización del país, definida como las personas de 15 años o más que pueden leer y escribir, fue del 71% en 2009, frente al 38% en 1978 y 58% en 1991.

Salud

Hospital de Butaro en Burera, Provincia del NorteHospital de Butaro en Burera, Provincia del Norte

La calidad de la atención médica en Ruanda ha sido históricamente muy baja, tanto antes como inmediatamente después del genocidio de 1994. En 1998, más de uno de cada cinco niños murió antes de cumplir cinco años, a menudo de malaria.

El presidente Kagame ha convertido la atención médica en una de las prioridades del programa de desarrollo Visión 2020, al aumentar el gasto en atención médica al 6.5% del producto interno bruto del país en 2013, en comparación con el 1.9% en 1996. El gobierno ha transferido el financiamiento y la administración de la atención médica a las comunidades locales, a través de un sistema de proveedores de seguros de salud llamado mutuelles de santé. Las mutuelles se pusieron a prueba en 1999 y se pusieron a disposición en todo el país a mediados de la década de 2000, con la ayuda de socios internacionales de desarrollo. Las primas bajo el esquema fueron inicialmente de US $ 2 por año; desde 2011, la tasa ha variado en una escala variable, con los más pobres pagando nada, y las primas máximas aumentan a US $ 8 por adulto. A partir de 2014, más del 90% de la población estaba cubierta por el esquema. El gobierno también ha establecido institutos de capacitación, incluido el Kigali Health Institute (KHI), que se estableció en 1997 y ahora forma parte de la Universidad de Ruanda. En 2005, el presidente Kagame también lanzó un programa conocido como Iniciativa contra la malaria de los presidentes. Esta iniciativa tenía como objetivo ayudar a llevar los materiales más necesarios para la prevención de la malaria a las zonas más rurales de Ruanda, como mosquiteros y medicamentos.

En los últimos años, Ruanda ha visto mejoras en varios indicadores clave de salud. Entre 2005 y 2013, la esperanza de vida aumentó de 55.2 a 64.0, la mortalidad de menores de 5 años disminuyó de 106.4 a 52.0 por 1,000 nacidos vivos, y la incidencia de tuberculosis se redujo de 101 a 69 por 100,000 personas. El progreso del país en el cuidado de la salud ha sido citado por los medios internacionales y organizaciones benéficas. El Atlántico dedicó un artículo a “La recuperación de la salud histórica de Ruanda”. Partners In Health describió los avances en salud “entre los más dramáticos que el mundo ha visto en los últimos 50 años”.

A pesar de estas mejoras, sin embargo, el perfil de salud del país sigue dominado por enfermedades transmisibles, y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional ha descrito “desafíos importantes para la salud”, incluida la tasa de mortalidad materna, que también describe como “inaceptablemente alta”. como la epidemia de VIH / SIDA en curso. Según los Centros Estadounidenses para el Control y la Prevención de Enfermedades, se recomienda encarecidamente a los viajeros a Ruanda que tomen medicamentos preventivos contra la malaria y que se aseguren de estar al día con vacunas como la fiebre amarilla.

Ruanda también tiene una escasez de profesionales médicos, con solo 0.84 médicos, enfermeras y parteras por cada 1,000 residentes. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) está monitoreando el progreso de salud del país hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio 4–6, que se relacionan con la atención médica. Un informe del PNUD de mediados de 2015 señaló que el país no estaba en el objetivo de alcanzar el objetivo 4 sobre mortalidad infantil, a pesar de haber “caído dramáticamente”; el país está “haciendo un buen progreso” hacia la meta 5, que es reducir en tres cuartas partes la tasa de mortalidad materna, mientras que la meta 6 aún no se cumple, ya que la prevalencia del VIH no ha comenzado a disminuir.