Buscando...
Libia - Historia

Libia - Historia

Antigua Libia

Soldado libio del ejército aqueménida, hacia 480 a. C. Xerxes I tumba alivio.Soldado libio del ejército aqueménida, hacia 480 a. C. Xerxes I tumba alivio.

La llanura costera de Libia fue habitada por pueblos neolíticos desde el año 8000 antes de Cristo. Se supone que los antepasados ​​afroasiáticos del pueblo bereber se extendieron a la zona a finales de la Edad del Bronce. El primer nombre conocido de tal tribu fue Garamantes, con sede en Germa. Los fenicios fueron los primeros en establecer puestos comerciales en Libia. En el siglo V a. C., la mayor de las colonias fenicias, Cartago, había extendido su hegemonía en gran parte del norte de África, donde surgió una civilización distintiva, conocida como púnica.

En 630 a. C., los antiguos griegos colonizaron el área alrededor de Barca en el este de Libia y fundaron la ciudad de Cirene. En 200 años, se establecieron cuatro ciudades griegas más importantes en el área que se conoció como Cirenaica.

En 525 a. C., el ejército persa de Cambises II dominó Cirenaica, que durante los siguientes dos siglos permaneció bajo el dominio persa o egipcio. Alejandro Magno fue recibido por los griegos cuando entró en Cirenaica en el año 331 a. C., y el este de Libia volvió a caer bajo el control de los griegos, esta vez como parte del Reino Ptolemaico.

Después de la caída de Cartago, los romanos no ocuparon inmediatamente Tripolitania (la región alrededor de Trípoli), sino que la dejaron bajo el control de los reyes de Numidia, hasta que las ciudades costeras pidieron y obtuvieron su protección. Ptolomeo Apión, el último gobernante griego, legó Cirenaica a Roma, que anexó formalmente la región en el 74 a. C. y la unió a Creta como provincia romana. Como parte de la provincia de África Nova, Tripolitania fue próspera y alcanzó una edad de oro en los siglos II y III, cuando la ciudad de Leptis Magna, hogar de la dinastía Severan, estaba en su apogeo.

En el lado oriental, las primeras comunidades cristianas de Cirenaica se establecieron en la época del emperador Claudio. Fue devastada durante la Guerra de Kitos y casi despoblada de griegos y judíos por igual. Aunque repoblado por Trajano con colonias militares, desde entonces comenzó su declive. Libia se convirtió pronto al cristianismo de Nicea y fue el hogar del papa Víctor I; Sin embargo, Libia fue un semillero de herejías tempranas como el arrianismo y el donatismo.

La decadencia del Imperio Romano vio la ruina de las ciudades clásicas, un proceso acelerado por el barrido destructivo de los vándalos por el norte de África en el siglo quinto. Cuando el Imperio regresó (ahora como romanos orientales) como parte de las reconquista de Justiniano del siglo VI, se hicieron esfuerzos para fortalecer las ciudades antiguas, pero fue solo un último suspiro antes de que se derrumbaran en desuso. Cirenaica, que había permanecido como una avanzada del Imperio Bizantino durante el período de vándalos, también adquirió las características de un campo armado. Gobernadores bizantinos impopulares impusieron impuestos pesados ​​para cubrir los costos militares, mientras que las ciudades y los servicios públicos, incluido el sistema de agua, se deterioraron. A principios del siglo VII, el control bizantino sobre la región era débil, las rebeliones bereberes se estaban volviendo más frecuentes y había poco para oponerse a la invasión musulmana.

Libia Islámica

La mezquita de Atiq en Awjila es la mezquita más antigua del Sahara.La mezquita de Atiq en Awjila es la mezquita más antigua del Sahara.

Bajo el mando de ‘Amr ibn al-‘As, el ejército Rashidun conquistó Cirenaica. En 647, un ejército dirigido por Abdullah ibn Saad tomó definitivamente Trípoli de los bizantinos. El Fezzan fue conquistado por Uqba ibn Nafi en 663. Las tribus bereberes del interior aceptaron el Islam, sin embargo, se resistieron al gobierno político árabe.

Durante las siguientes décadas, Libia estuvo bajo el dominio del califa omeya de Damasco hasta que los abasíes derrocaron a los omeyas en 750, y Libia quedó bajo el gobierno de Bagdad. Cuando el califa Harun al-Rashid designó a Ibrahim ibn al-Aghlab como su gobernador de Ifriqiya en 800, Libia disfrutó de una considerable autonomía local bajo la dinastía Aghlabid. En el siglo X, los fatimíes chiítas controlaban Libia occidental y gobernaron toda la región en 972 y nombraron a Bologhine ibn Ziri como gobernador.

La dinastía bereber zirí de Ibn Ziri finalmente se separó de los fatimíes chiítas y reconoció a los abasíes sunitas de Bagdad como legítimos califas. En represalia, los fatimíes provocaron la migración de miles de personas principalmente de dos tribus árabes de Qaisi, los Banu Sulaym y Banu Hilal al norte de África. Este acto alteró drásticamente la estructura del campo libio y consolidó la arabización cultural y lingüística de la región.

Sin embargo, el gobierno zirí en Tripolitania fue de corta duración, y ya en 1001 los bereberes del Banu Khazrun se separaron. Tripolitania permaneció bajo su control hasta 1146, cuando la región fue superada por los normandos de Sicilia. No fue hasta 1159 que el líder almohade marroquí Abd al-Mu'min reconquistó Trípoli del dominio europeo. Durante los siguientes 50 años, Tripolitania fue escenario de numerosas batallas entre ayyubíes, los gobernantes almohades e insurgentes de Banu Ghaniya. Más tarde, un general de los almohades, Muhammad ibn Abu Hafs, gobernó Libia desde 1207 hasta 1221 antes del establecimiento posterior de una dinastía hafsida tunecina independiente de los almohades. Los hafsidas gobernaron Tripolitania durante casi 300 años. En el siglo XVI, los háfsidas se vieron cada vez más atrapados en la lucha de poder entre España y el Imperio Otomano.

Después de debilitar el control de los abasíes, Cirenaica se encontraba bajo estados con base en Egipto como Tulunidas, Ikhshididas, Ayubíes y Mamelucos antes de la conquista otomana en 1517. Finalmente, Fezzan obtuvo la independencia bajo la dinastía Awlad Muhammad después del dominio de Kanem. Los otomanos finalmente conquistaron Fezzan entre 1556 y 1577.

Tripolitania otomana (1551–1911)

Una expedición de la Armada de los Estados Unidos bajo el comodoro Edward Preble contra barcos de guerra y fortificaciones en Trípoli, 1804Una expedición de la Armada de los Estados Unidos bajo el comodoro Edward Preble contra barcos de guerra y fortificaciones en Trípoli, 1804

Después de una exitosa invasión de Trípoli por Habsburgo España en 1510, y su entrega a los Caballeros de San Juan, el almirante otomano Sinan Pasha tomó el control de Libia en 1551. Su sucesor Turgut Reis fue nombrado Bey de Trípoli y más tarde Pasha de Trípoli en 1556. Para 1565, la autoridad administrativa como regente en Trípoli fue investida en un pasha designado directamente por el sultán en Constantinopla / Estambul. En la década de 1580, los gobernantes de Fezzan dieron su lealtad al sultán, y aunque la autoridad otomana estuvo ausente en Cirenaica, un bey fue estacionado en Bengasi a fines del siglo próximo para actuar como agente del gobierno en Trípoli. Los esclavos europeos y un gran número de negros esclavizados transportados desde Sudán también fueron una característica de la vida cotidiana en Trípoli. En 1551, Turgut Reis esclavizó a casi toda la población de la isla maltesa de Gozo, unas 5.000 personas, enviándolas a Libia.

Con el tiempo, el poder real llegó a descansar con el cuerpo de jenízaros del bajá. En 1611, los Deys dieron un golpe de estado contra el bajá, y Dey Sulayman Safar fue nombrado jefe de gobierno. Durante los siguientes cien años, una serie de deys gobernó efectivamente Tripolitania. Los dos Deys más importantes fueron Mehmed Saqizli (r. 1631–49) y Osman Saqizli (r. 1649–72), ambos también Pasha, que gobernó efectivamente la región. Este último conquistó también Cirenaica.

Al carecer de la dirección del gobierno otomano, Trípoli cayó en un período de anarquía militar durante el cual el golpe siguió al golpe y pocos deys sobrevivieron en el cargo más de un año. Uno de esos golpes fue dirigido por el oficial turco Ahmed Karamanli. Los Karamanlis gobernaron desde 1711 hasta 1835 principalmente en Tripolitania, y también tuvieron influencia en Cirenaica y Fezzan a mediados del siglo XVIII. Los sucesores de Ahmad demostraron ser menos capaces que él, sin embargo, el delicado equilibrio de poder de la región permitió a los Karamanli. La guerra civil tripolitana de 1793–95 ocurrió en esos años. En 1793, el oficial turco Ali Benghul depuso a Hamet Karamanli y restauró brevemente Tripolitania al dominio otomano. El hermano de Hamet, Yusuf (r. 1795-1832) restableció la independencia de Tripolitania.

A principios del siglo XIX estalló una guerra entre Estados Unidos y Tripolitania, y se produjo una serie de batallas en lo que se conoció como la Primera Guerra de Berbería y la Segunda Guerra de Berbería. Para 1819, los diversos tratados de las Guerras Napoleónicas habían obligado a los estados de Berbería a abandonar la piratería casi por completo, y la economía de Tripolitania comenzó a desmoronarse. Cuando Yusuf se debilitó, surgieron facciones alrededor de sus tres hijos. La guerra civil pronto resultó.

El sultán otomano Mahmud II envió tropas aparentemente para restablecer el orden, marcando el final de la dinastía Karamanli y una Tripolitania independiente. El orden no se recuperó fácilmente, y la revuelta de los libios bajo Abd-El-Gelil y Gûma ben Khalifa duró hasta la muerte de este último en 1858. El segundo período de dominio otomano directo vio cambios administrativos y un mayor orden en el gobierno de Las tres provincias de Libia. El gobierno otomano finalmente reafirmó a Fezzan entre 1850 y 1875 por obtener ingresos del comercio sahariano.

Libia italiana (1911–1943)

Defensores australianos de Tobruk durante la Segunda Guerra Mundial. A partir del 10 de abril de 1941, el asedio de Tobruk duró 240 díasDefensores australianos de Tobruk durante la Segunda Guerra Mundial. A partir del 10 de abril de 1941, el asedio de Tobruk duró 240 días

Después de la Guerra Italo-Turca (1911-1912), Italia convirtió simultáneamente las tres regiones en colonias. De 1912 a 1927, el territorio de Libia fue conocido como el norte de África italiana. De 1927 a 1934, el territorio se dividió en dos colonias, la Cirenaica italiana y la Tripolitania italiana, dirigidas por gobernadores italianos. Unos 150,000 italianos se establecieron en Libia, constituyendo aproximadamente el 20% de la población total.

En 1934, Italia adoptó el nombre de “Libia” (usado por los antiguos griegos y romanos para todo el norte de África, excepto Egipto) como el nombre oficial de la colonia (compuesta por las tres provincias de Cirenaica, Tripolitania y Fezzan). Omar Mukhtar fue el líder de la resistencia contra la colonización italiana y se convirtió en un héroe nacional a pesar de su captura y ejecución el 16 de septiembre de 1931. Su rostro está impreso actualmente en la nota de diez dinares libios en memoria y reconocimiento de su patriotismo.

Idris al-Mahdi as-Senussi (más tarde rey Idris I), emir de Cirenaica, dirigió la resistencia libia a la ocupación italiana entre las dos guerras mundiales. La pacificación de Libia resultó en la muerte masiva de los indígenas en Cirenaica: una cuarta parte de la población de Cirenaica de 225,000 personas murieron. Ilan Pappé estima que entre 1928 y 1932 el ejército italiano “mató a la mitad de la población beduina (directamente o por enfermedad y hambre en los campos de concentración italianos en Libia)". El historiador italiano Emilio Gentile estima 50,000 muertes como resultado de la supresión de la resistencia.

En 1934, el gobernador general Balbo creó la entidad política llamada “Libia”, con Trípoli como su capital. Los italianos enfatizaron las mejoras de infraestructura y las obras públicas. En particular, ampliaron enormemente las redes ferroviarias y viales de Libia desde 1934 hasta 1940, construyendo cientos de kilómetros de nuevas carreteras y ferrocarriles y alentando el establecimiento de nuevas industrias y docenas de nuevas aldeas agrícolas.

En junio de 1940, Italia entró en la Segunda Guerra Mundial. Libia se convirtió en el escenario de la dura campaña de África del Norte que finalmente terminó en una derrota para Italia y su aliado alemán en 1943.

De 1943 a 1951, Libia estuvo bajo la ocupación aliada. El ejército británico administró las dos antiguas provincias italianas libias de Tripolitana y Cyrenaïca, mientras que los franceses administraron la provincia de Fezzan. En 1944, Idris regresó del exilio en El Cairo, pero se negó a reanudar la residencia permanente en Cirenaica hasta la eliminación de algunos aspectos del control extranjero en 1947. Según los términos del tratado de paz de 1947 con los Aliados, Italia renunció a todos los reclamos a Libia.

Independencia, Reino de Libia y Libia bajo la dirección de Gadafi (1951–2011)

Muammar Gaddafi ganó el poder en un golpe de 1969 y fue "líder de la revolución" hasta su derrocamiento en 2011.Muammar Gaddafi ganó el poder en un golpe de 1969 y fue "líder de la revolución" hasta su derrocamiento en 2011.

El 24 de diciembre de 1951, Libia declaró su independencia como el Reino Unido de Libia, una monarquía constitucional y hereditaria bajo el rey Idris, el único monarca de Libia. El descubrimiento de importantes reservas de petróleo en 1959 y los ingresos subsiguientes de las ventas de petróleo permitieron a una de las naciones más pobres del mundo establecer un estado extremadamente rico. Aunque el petróleo mejoró drásticamente las finanzas del gobierno libio, el resentimiento entre algunas facciones comenzó a aumentar debido a la mayor concentración de la riqueza de la nación en manos del rey Idris.

El 1 de septiembre de 1969, un grupo de oficiales militares rebeldes liderados por Muammar Gaddafi lanzó un golpe de estado contra el Rey Idris, que se conoció como la Revolución Al Fateh. Gadafi fue referido como el “Hermano Líder y Guía de la Revolución” en declaraciones del gobierno y la prensa oficial libia. Para reducir la influencia italiana, en octubre de 1970 todos los activos de propiedad italiana fueron expropiados y la comunidad italiana de 12,000 miembros fue expulsada de Libia junto con la comunidad más pequeña de judíos libios. El día se convirtió en una fiesta nacional conocida como “Día de la Venganza”. El aumento de la prosperidad de Libia fue acompañado por una mayor represión política interna, y la disidencia política se hizo ilegal bajo la Ley 75 de 1973. La vigilancia generalizada de la población se llevó a cabo a través de los Comités Revolucionarios de Gadafi.

Gadafi también quería combatir las estrictas restricciones sociales que el régimen anterior había impuesto a las mujeres, estableciendo la Formación Revolucionaria de Mujeres para alentar la reforma. En 1970, se introdujo una ley que afirmaba la igualdad de los sexos e insistía en la paridad salarial. En 1971, Gadafi patrocinó la creación de una Federación General de Mujeres de Libia. En 1972, se aprobó una ley que penaliza el matrimonio de las mujeres menores de dieciséis años y garantiza que el consentimiento de una mujer sea un requisito previo necesario para un matrimonio.

El 25 de octubre de 1975, unos 20 oficiales militares lanzaron un intento de golpe de estado, principalmente de la ciudad de Misrata. Esto resultó en el arresto y las ejecuciones de los golpistas. El 2 de marzo de 1977, Libia se convirtió oficialmente en la “Gran Jamahiriya Árabe Libia del Gran Pueblo Socialista”. Gaddafi pasó oficialmente el poder a los Comités Generales del Pueblo y en adelante afirmó que no era más que una figura simbólica. La nueva estructura de gobierno de jamahiriya (árabe para la “república”) que estableció se denominó oficialmente como “democracia directa”.

En febrero de 1977, Libia comenzó a entregar suministros militares a Goukouni Oueddei y las Fuerzas Armadas del Pueblo en Chad. El conflicto entre Chad y Libia comenzó en serio cuando el apoyo de Libia a las fuerzas rebeldes en el norte de Chad se convirtió en una invasión. Más tarde, ese mismo año, Libia y Egipto libraron una guerra fronteriza de cuatro días que se conoció como la Guerra Libio-Egipcia. Ambas naciones acordaron un alto el fuego bajo la mediación del presidente argelino Houari Boumediène. Cientos de libios perdieron la vida en el apoyo del país a la Uganda de Idi Amin en su guerra contra Tanzania. Gadafi financió a varios otros grupos, desde movimientos antinucleares hasta sindicatos australianos.

A partir de 1977, el ingreso per cápita en el país aumentó a más de US $ 11,000, el quinto más alto en África, mientras que el Índice de Desarrollo Humano se convirtió en el más alto en África y mayor que el de Arabia Saudita. Esto se logró sin pedir prestado ningún préstamo extranjero, manteniendo a Libia libre de deudas. El Gran Río Artificial también fue construido para permitir el libre acceso al agua dulce en gran parte del país. Además, se proporcionó apoyo financiero para becas universitarias y programas de empleo.

Gran parte de los ingresos del petróleo de Libia, que se dispararon en la década de 1970, se gastaron en la compra de armas y en el patrocinio de docenas de paramilitares y grupos terroristas en todo el mundo. Un ataque aéreo estadounidense destinado a matar a Gadafi fracasó en 1986. Las Naciones Unidas finalmente pusieron a Libia bajo sanciones después de que el bombardeo de un vuelo comercial matara a 270 personas.

Primera Guerra Civil Libia

La zona de exclusión aérea sobre Libia, así como las bases y buques de guerra que participaron en la intervención militar de 2011La zona de exclusión aérea sobre Libia, así como las bases y buques de guerra que participaron en la intervención militar de 2011

Después de que los movimientos de la Primavera Árabe derrocaron a los gobernantes de Túnez y Egipto, Libia experimentó una revuelta a gran escala que comenzó el 17 de febrero de 2011. El régimen autoritario de Libia dirigido por Muammar Gaddafi presentó una resistencia mucho mayor en comparación con los regímenes en Egipto y Túnez. Si bien el derrocamiento de los regímenes en Egipto y Túnez fue un proceso relativamente rápido, la campaña de Gadafi planteó importantes paradas en los levantamientos en Libia. El primer anuncio de una autoridad política competitiva apareció en línea y declaró al Consejo Nacional de Transición Interino como un gobierno alternativo. Uno de los principales asesores de Gadafi respondió publicando un tweet, en el que renunció, desertó y aconsejó a Gadafi que huyera. Para el 20 de febrero, los disturbios se habían extendido a Trípoli. El 27 de febrero de 2011, se creó el Consejo Nacional de Transición para administrar las áreas de Libia bajo control rebelde. El 10 de marzo de 2011, Francia se convirtió en el primer estado en reconocer oficialmente al consejo como el representante legítimo del pueblo libio.

Las fuerzas pro-Gaddaffi pudieron responder militarmente a los ataques rebeldes en el oeste de Libia y lanzaron un contraataque a lo largo de la costa hacia Bengasi, el centro de facto del levantamiento. La ciudad de Zawiya, a 48 kilómetros (30 millas) de Trípoli, fue bombardeada por aviones de la fuerza aérea y tanques del ejército e incautada por las tropas de Jamahiriya, “ejerciendo un nivel de brutalidad aún no visto en el conflicto”.

Las organizaciones de las Naciones Unidas, incluido el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, condenaron la represión como una violación del derecho internacional, y este último organismo expulsó a Libia de inmediato en una acción sin precedentes.

El 17 de marzo de 2011, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la Resolución 1973, con un voto de 10-0 y cinco abstenciones, incluidas Rusia, China, India, Brasil y Alemania. La resolución sancionó el establecimiento de una zona de exclusión aérea y el uso de “todos los medios necesarios” para proteger a los civiles dentro de Libia. El 19 de marzo, el primer acto de los aliados de la OTAN para asegurar la zona de exclusión aérea comenzó destruyendo las defensas aéreas libias cuando los aviones militares franceses ingresaron al espacio aéreo libio en una misión de reconocimiento que anunciaba ataques contra objetivos enemigos.

En las semanas siguientes, las fuerzas estadounidenses estuvieron a la vanguardia de las operaciones de la OTAN contra Libia. Más de 8,000 personal estadounidense en buques de guerra y aviones fueron desplegados en el área. Al menos 3.000 objetivos fueron alcanzados en 14.202 salidas de ataque, 716 de ellos en Trípoli y 492 en Brega. La ofensiva aérea estadounidense incluyó vuelos de bombarderos Stealth B-2, cada bombardero armado con dieciséis bombas de 2000 libras, que volaron y regresaron a su base en Missouri en los Estados Unidos continentales. El apoyo proporcionado por las fuerzas aéreas de la OTAN contribuyó al éxito final de la revolución.

Para el 22 de agosto de 2011, los combatientes rebeldes habían entrado en Trípoli y ocuparon la Plaza Verde, a la que denominaron Plaza de los Mártires en honor de los asesinados desde el 17 de febrero de 2011. El 20 de octubre de 2011, la última pelea intensa del levantamiento llegó a su fin en la ciudad de Sirte. La Batalla de Sirte fue la última batalla decisiva y la última en general de la Primera Guerra Civil Libia, donde Gadafi fue capturado y asesinado. La derrota de las fuerzas leales se celebró el 23 de octubre de 2011, tres días después de la caída de Sirte.

Al menos 30,000 libios murieron en la guerra civil. Además, el Consejo Nacional de Transición estimó 50,000 heridos.

Era posterior a Gadafi y la Segunda Guerra Civil Libia

Mariscal de campo Khalifa Haftar, jefe del Ejército Nacional de Libia, una de las principales facciones en la guerra civil de 2014.Mariscal de campo Khalifa Haftar, jefe del Ejército Nacional de Libia, una de las principales facciones en la guerra civil de 2014.

Desde la derrota de las fuerzas leales, Libia ha sido dividida entre numerosas milicias armadas rivales afiliadas a distintas regiones, ciudades y tribus, mientras que el gobierno central ha sido débil e incapaz de ejercer efectivamente su autoridad sobre el país. Las milicias en competencia se han enfrentado entre sí en una lucha política entre los políticos islamistas y sus oponentes. El 7 de julio de 2012, los libios celebraron sus primeras elecciones parlamentarias desde el final del antiguo régimen. El 8 de agosto de 2012, el Consejo Nacional de Transición entregó oficialmente el poder al Congreso Nacional General totalmente elegido, que luego se encargó de la formación de un gobierno interino y la redacción de una nueva Constitución libia que se aprobaría en un referéndum general.

El 25 de agosto de 2012, en lo que Reuters informó como “el ataque sectario más flagrante” desde el final de la guerra civil, asaltantes organizados no identificados arrasaron una mezquita sufí con tumbas, a plena luz del día en el centro de la capital libia, Trípoli. Fue la segunda demolición de un sitio sufí en dos días. Numerosos actos de vandalismo y destrucción del patrimonio fueron llevados a cabo por presuntas milicias islamistas, incluida la eliminación de la estatua de la gacela desnuda y la destrucción y profanación de tumbas británicas de la Segunda Guerra Mundial cerca de Benghazi. Se llevaron a cabo muchos otros casos de vandalismo en el Patrimonio y se informó que fueron llevados a cabo por milicias radicales relacionadas con islamistas y multitudes que destruyeron, robaron o saquearon una serie de sitios históricos que siguen en peligro en la actualidad.

El 11 de septiembre de 2012, militantes islamistas lanzaron un ataque sorpresa al consulado estadounidense en Benghazi, matando al embajador de Estados Unidos en Libia, J. Christopher Stevens, y otros tres. El incidente generó indignación en los Estados Unidos y Libia.

El 7 de octubre de 2012, el primer ministro electo de Libia, Mustafa A.G.Abushagur fue expulsado después de fracasar por segunda vez en obtener la aprobación parlamentaria para un nuevo gabinete. El 14 de octubre de 2012, el Congreso Nacional General eligió al ex miembro de GNC y abogado de derechos humanos Ali Zeidan como primer ministro designado. Zeidan tomó juramento después de que su gabinete fuera aprobado por el GNC. El 11 de marzo de 2014, después de haber sido expulsado por el GNC por su incapacidad para detener un envío de petróleo ilegal, el primer ministro Zeiden renunció y fue reemplazado por el primer ministro Abdullah al-Thani. El 25 de marzo de 2014, ante la creciente inestabilidad, el gobierno de al-Thani exploró brevemente la posibilidad de la restauración de la monarquía libia.

En junio de 2014, se celebraron elecciones a la Cámara de Representantes, un nuevo cuerpo legislativo destinado a reemplazar al Congreso Nacional General. Las elecciones se vieron empañadas por la violencia y la baja participación, con las mesas de votación cerradas en algunas áreas. Los laicos y liberales hicieron bien en las elecciones, para consternación de los legisladores islamistas en el GNC, quienes se reunieron y declararon un mandato continuo para el GNC, negándose a reconocer la nueva Cámara de Representantes. Partidarios armados del Congreso Nacional General ocuparon Trípoli, obligando al parlamento recién elegido a huir a Tobruk.

Libia ha estado dividida por conflictos entre los parlamentos rivales desde mediados de 2014. Las milicias tribales y los grupos yihadistas se han aprovechado del vacío de poder. En particular, los combatientes islamistas radicales tomaron Derna en 2014 y Sirte en 2015 en nombre del Estado Islámico de Irak y el Levante. A principios de 2015, el vecino Egipto lanzó ataques aéreos contra ISIL en apoyo del gobierno de Tobruk.

En enero de 2015, se celebraron reuniones con el objetivo de encontrar un acuerdo pacífico entre los partidos rivales en Libia. Se suponía que las llamadas conversaciones Ginebra-Ghadames reunían al GNC y al gobierno de Tobruk en una mesa para encontrar una solución al conflicto interno. Sin embargo, el GNC en realidad nunca participó, una señal de que la división interna no solo afectó al “Campamento Tobruk”, sino también al “Campamento Trípoli”. Mientras tanto, el terrorismo dentro de Libia ha aumentado constantemente, afectando también a los países vecinos. Según los informes, el ataque terrorista contra el Museo del Bardo el 18 de marzo de 2015 fue perpetrado por dos militantes entrenados en Libia.

Durante 2015, una serie extendida de reuniones diplomáticas y negociaciones de paz fueron apoyadas por las Naciones Unidas, como lo llevó a cabo el Representante Especial del Secretario General (SRSG), el diplomático español Bernardino León. El apoyo de la ONU para el proceso de diálogo liderado por el SRSG, además del trabajo habitual de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL).

En julio de 2015, el SRSG Leon informó al Consejo de Seguridad de la ONU sobre el progreso de las negociaciones, que en ese momento acababan de alcanzar un acuerdo político el 11 de julio que establecía “un marco integral … que incluye [principios] rectores … instituciones y toma de decisiones mecanismos para guiar la transición hasta la adopción de una constitución permanente “. El propósito declarado de ese proceso era “… pretender culminar en la creación de un estado moderno y democrático basado en el principio de inclusión, el estado de derecho, la separación de poderes y el respeto de los derechos humanos”. El SRSG elogió a los participantes por alcanzar un acuerdo y afirmó que “el pueblo libio se ha expresado inequívocamente a favor de la paz”. Luego, el SRSG informó al Consejo de Seguridad que “Libia se encuentra en una etapa crítica” e instó a “todas las partes en Libia a continuar participando de manera constructiva en el proceso de diálogo”, declarando que “solo a través del diálogo y el compromiso político, puede una resolución pacífica del se logrará un conflicto. Una transición pacífica solo tendrá éxito en Libia a través de un esfuerzo significativo y coordinado para apoyar un futuro Gobierno de Acuerdo Nacional … “. Las conversaciones, negociaciones y diálogo continuaron a mediados de 2015 en varios lugares internacionales, culminando en Skhirat en Marruecos a principios de septiembre.

También en 2015, como parte del apoyo continuo de la comunidad internacional, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU solicitó un informe sobre la situación de Libia y el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, estableció un organismo de investigación (OIOL) para informe sobre los derechos humanos y la reconstrucción del sistema de justicia libio.

Libia, un país caótico, se ha convertido en un importante punto de tránsito para las personas que intentan llegar a Europa. Más de 700,000 migrantes han llegado a Italia en barco desde 2013.

En mayo de 2018, los líderes rivales de Libia acordaron celebrar elecciones parlamentarias y presidenciales después de una reunión en París.

En abril de 2019, Khalifa Haftar lanzó la Operación Flood of Dignity, en una ofensiva del Ejército Nacional de Libia destinada a apoderarse de los territorios occidentales del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA).

En junio de 2019, las fuerzas aliadas del Gobierno de Acuerdo Nacional de Libia, reconocido por la ONU, capturaron con éxito a Gharyan, una ciudad estratégica donde se asentaron el comandante militar Khalifa Haftar y sus combatientes. Según un portavoz de las fuerzas de la GNA, Mustafa al-Mejii, decenas de combatientes de la LNA bajo Haftar fueron asesinados, mientras que al menos 18 fueron hechos prisioneros.

En marzo de 2020, el gobierno de Fayez Al-Sarraj, respaldado por la ONU, comenzó la Operación Tormenta de la Paz. El gobierno inició la oferta en respuesta al estado de los ataques llevados a cabo por el LNA de Haftar. “Somos un gobierno civil legítimo que respeta sus obligaciones con la comunidad internacional, pero está comprometido principalmente con su gente y tiene la obligación de proteger a sus ciudadanos”, dijo Sarraj de acuerdo con su decisión.