Buscando...
Uzbekistán - Resumen

Uzbekistán - Resumen

Descripción

Uzbekistán (Reino Unido: / ʊzˌbɛkɪˈstɑːn, ʌz-, -ˈstæn /, EE. UU .: / ʊzˈbɛkɪstæn, -stɑːn /; Uzbek: Oʻzbekiston, [ozbekiˈstɒn]), oficialmente República de Uzbekistán (Uzbek: Oʻzbekiston Respublikasi), es un país de Asia Central. Está rodeado por cinco países sin litoral: Kazajstán al norte; Kirguistán al noreste; Tayikistán al sureste; Afganistán al sur y Turkmenistán al suroeste. Junto con Liechtenstein, es uno de los dos únicos países doblemente sin salida al mar.

Como estado soberano, Uzbekistán es una república constitucional unitaria y secular. Comprende 12 provincias (vilayats) y una república autónoma (República de Karakalpakstan). La capital y ciudad más grande de Uzbekistán es Tashkent.

Lo que ahora es Uzbekistán era en la antigüedad parte de la región de habla iraní de Transoxiana y Turan. Los primeros pobladores registrados fueron nómadas del este de Irán, conocidos como escitas, que fundaron reinos en Khwarezm (siglos VIII-VI aC), Bactria (siglos VIII-VI aC), Sogdia (siglos VIII-VI aC), Fergana (siglo III aC - Siglo VI DC) y Margiana (siglo III aC - siglo VI DC). El área se incorporó al Imperio aqueménida iraní y, después de un período de dominio griego macedonio, fue gobernada por el Imperio parthiano iraní y más tarde por el Imperio sasánida, hasta la conquista árabe de Irán en el siglo VII. La conquista musulmana en el siglo VII convirtió a la mayoría de la población, incluidas las clases dominantes locales, en adherentes al Islam. Durante este período, ciudades como Samarcanda, Khiva y Bukhara comenzaron a enriquecerse a partir de la Ruta de la Seda, y fueron testigos del surgimiento de figuras destacadas de la Edad de Oro Islámica, incluidos Muhammad al-Bukhari, Al-Tirmidhi, Ismail Samani, al-Biruni. y Avicena. La dinastía Khwarezmian local, y Asia Central en su conjunto, fueron diezmadas por la invasión mongol en el siglo XIII. Después de las conquistas mongolas, el área se volvió cada vez más dominada por los pueblos turcos. La ciudad de Shahrisabz fue el lugar de nacimiento del conquistador turco-mongol Tamerlán (Timur), quien en el siglo XIV estableció el Imperio timúrido y fue proclamado el Emir Supremo de Turan con su capital en Samarcanda, que se convirtió en un centro mundial de ciencia bajo el gobierno de Ulugh Beg, dando a luz al renacimiento timúrido. Los territorios de la dinastía timurida fueron conquistados por los shaybaníes uzbekos en el siglo XVI, trasladando el centro de poder de Samarcanda a Bukhara. La región se dividió en tres estados: Janato de Khiva, Janato de Kokand y Emirato de Bukhara. Las conquistas del emperador Babur hacia el este llevaron a la fundación del imperio mogol protoindustrializado de la India. Se incorporó gradualmente al Imperio ruso durante el siglo XIX, y Tashkent se convirtió en el centro político del Turquestán ruso. En 1924, después de la delimitación nacional, se creó la república constituyente de la Unión Soviética conocida como la República Socialista Soviética de Uzbekistán. Tras la desintegración de la Unión Soviética, declaró su independencia como República de Uzbekistán el 31 de agosto de 1991.

Uzbekistán tiene una herencia cultural diversa debido a su historia histórica y ubicación estratégica. Su idioma oficial constitucional es el uzbeko, un idioma turco escrito en alfabeto latino y hablado de forma nativa por aproximadamente el 85% de la población. El ruso tiene un uso generalizado como idioma de comunicación interétnica y como idioma de gobierno. Los uzbekos constituyen el 81% de la población, seguidos de los rusos (5,4%), los tayikos (4,0%), los kazajos (3,0%) y otros (6,5%). Los musulmanes constituyen el 79% de la población, mientras que el 5% de la población sigue el cristianismo ortodoxo ruso y el 16% de la población sigue otras religiones o no son religiosos. La mayoría de los uzbekos son musulmanes no confesionales. Uzbekistán es miembro de la CEI, la OSCE, la ONU y la OCS. Aunque oficialmente era una república democrática, en 2008 las organizaciones no gubernamentales de derechos humanos definieron a Uzbekistán como “un estado autoritario con derechos civiles limitados”.

Después de la muerte del Islam Karimov en 2016, el segundo presidente, Shavkat Mirziyoyev, comenzó un nuevo curso, que se describió como una revolución silenciosa y una revolución desde arriba. Dijo que tenía la intención de abolir la esclavitud del algodón, el uso sistemático del trabajo infantil y las visas de salida, e introducir una reforma fiscal y crear cuatro nuevas zonas económicas libres y ha amnistiado a algunos presos políticos. Las relaciones con los países vecinos de Kirguistán, Tayikistán y Afganistán mejoraron drásticamente. Sin embargo, el informe de Amnistía Internacional sobre los derechos humanos en el país para 2017/2018 describió medidas represivas continuas, incluido el trabajo forzoso en la cosecha de algodón, y restricciones al movimiento de prisioneros ‘liberados’.

La economía uzbeka se encuentra en una transición gradual hacia la economía de mercado, y la política de comercio exterior se basa en la sustitución de importaciones. En septiembre de 2017, la moneda del país se convirtió totalmente convertible a tasas de mercado. Uzbekistán es un importante productor y exportador de algodón. Con las gigantescas instalaciones de generación de energía de la era soviética y un amplio suministro de gas natural, Uzbekistán se ha convertido en el mayor productor de electricidad en Asia Central. Las energías renovables constituyen más del 23% del sector energético del país, y la energía hidroeléctrica y solar tienen el 21,4% y el 2%, respectivamente. A fines de 2018, Standard y Poor (S&P) y Fitch obtuvieron una calificación BB-. Las fortalezas indicadas por Brookings Institution incluyen a Uzbekistán con grandes activos líquidos, alto crecimiento económico y baja deuda pública. Entre las limitaciones que frenan a la república están el bajo PIB per cápita, algo en lo que el gobierno podría influir cambiando la forma en que representa los sectores de la economía que no están incluidos actualmente.

Geografía

Mapa de Uzbekistán de la clasificación climática de KöppenMapa de Uzbekistán de la clasificación climática de Köppen

Uzbekistán tiene una superficie de 447.400 kilómetros cuadrados (172.700 millas cuadradas). Es el 56º país más grande del mundo por área y el 42º por población. Entre los países de la CEI, es el cuarto más grande por área y el segundo más grande por población.

Uzbekistán se encuentra entre las latitudes 37 ° y 46 ° N, y las longitudes 56 ° y 74 ° E. Se extiende 1,425 kilómetros (885 millas) de oeste a este y 930 kilómetros (580 millas) de norte a sur. Limitando con Kazajstán y el desierto de Aralkum (antiguo Mar de Aral) al norte y noroeste, Turkmenistán y Afganistán al suroeste, Tayikistán al sureste y Kirguistán al noreste, Uzbekistán es uno de los estados más grandes de Asia Central y el único estado de Asia Central. para bordear a los otros cuatro. Uzbekistán también comparte una frontera corta (menos de 150 km o 93 millas) con Afganistán al sur.

Uzbekistán es un país seco y sin litoral. Es uno de los dos países sin litoral del mundo (es decir, un país completamente rodeado de países sin litoral), el otro es Liechtenstein. Además, debido a su ubicación dentro de una serie de cuencas endorreicas, ninguno de sus ríos conduce al mar. Menos del 10% de su territorio es de cultivo intensivo de tierras de regadío en valles de ríos y oasis, y anteriormente en el mar de Aral, que se ha desecado en gran medida. El resto es un vasto desierto (Kyzyl Kum) y montañas. El punto más alto de Uzbekistán es el sultán Khazret, a 4.643 metros (15.233 pies) sobre el nivel del mar, en la parte sur de la cordillera de Gissar en la provincia de Surkhandarya, en la frontera con Tayikistán, justo al noroeste de Dushanbe (anteriormente llamado Pico del 22 Congreso del Partido Comunista).

El clima en Uzbekistán es continental, con poca precipitación esperada anualmente (100–200 milímetros, o 3.9–7.9 pulgadas). La temperatura alta promedio de verano tiende a ser de 40 ° C (104 ° F), mientras que la temperatura baja promedio de invierno es de alrededor de -23 ° C (-9 ° F).

Medio ambiente

Comparación del mar de Aral entre 1989 y 2014Comparación del mar de Aral entre 1989 y 2014

Uzbekistán tiene un entorno natural rico y diverso. Sin embargo, décadas de políticas soviéticas cuestionables en busca de una mayor producción de algodón han resultado en un escenario catastrófico con la industria agrícola como el principal contribuyente a la contaminación y la devastación del aire y el agua en el país.

El Mar de Aral solía ser el cuarto mar interior más grande de la Tierra, actuando como un factor influyente en la humedad del aire y el uso de la tierra árida. Desde la década de 1960, la década en que comenzó el uso excesivo del agua del Mar de Aral, se ha reducido a aproximadamente el 10% de su área anterior y se ha dividido en partes, con solo la parte sur del lóbulo occidental estrecho del Mar de Aral del Sur permaneciendo permanentemente en Uzbekistán Datos confiables, o incluso aproximados, no han sido recopilados, almacenados o proporcionados por ninguna organización u organismo oficial. Gran parte del agua fue y sigue siendo utilizada para el riego de campos de algodón, un cultivo que requiere una gran cantidad de agua para crecer.

Debido al problema del mar de Aral, la alta salinidad y la contaminación del suelo con elementos pesados ​​están especialmente extendidas en Karakalpakstan, la región de Uzbekistán adyacente al mar de Aral. La mayor parte de los recursos hídricos del país se utilizan para la agricultura, lo que representa casi el 84% del uso del agua y contribuye a la alta salinidad del suelo. El uso intensivo de pesticidas y fertilizantes para el cultivo de algodón agrava aún más la contaminación del suelo.

Según el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), la gestión del riesgo climático en Uzbekistán debe considerar su seguridad ecológica.

Se han descubierto numerosos depósitos de petróleo y gas en el sur del país.

Uzbekistán también ha sido el hogar de actividad sísmica, como lo demuestran el terremoto de Andijan de 1902, el terremoto de Fergana Valley de 2011 y el terremoto de Tashkent de 1966.

Historia

Estatua de Tamerlán, conquistador turco. En el fondo se encuentran las ruinas de su palacio de verano en Shahrisabz.Estatua de Tamerlán, conquistador turco. En el fondo se encuentran las ruinas de su palacio de verano en Shahrisabz.

Las primeras personas que se sabe que habitaron Asia Central fueron escitas que vinieron de las praderas del norte de lo que hoy es Uzbekistán, en algún momento del primer milenio antes de Cristo; Cuando estos nómadas se establecieron en la región, construyeron un extenso sistema de riego a lo largo de los ríos. En este momento, ciudades como Bukhoro (Bukhara) y Samarcanda (Samarcanda) surgieron como centros de gobierno y alta cultura. En el siglo V a. C., los estados bactriano, sogdiano y tohariano dominaban la región.

A medida que los países de Asia oriental comenzaron a desarrollar su comercio de seda con Occidente, las ciudades persas aprovecharon este comercio al convertirse en centros de comercio. Utilizando una extensa red de ciudades y asentamientos rurales en la provincia de Transoxiana, y más al este en lo que hoy es la Región Autónoma Uigur de Xinjiang de China, los intermediarios sogdianos se convirtieron en los más ricos de estos comerciantes iraníes. Como resultado de este comercio en lo que se conoció como la Ruta de la Seda, Bukhara y Samarcanda eventualmente se convirtieron en ciudades extremadamente ricas, y en ocasiones Transoxiana (Mawarannahr) fue una de las provincias persas más influyentes y poderosas de la antigüedad.

En el 327 a. C., el gobernante macedonio Alejandro Magno conquistó las provincias imperiales persas de Sogdiana y Bactria, que contenían los territorios de Uzbekistán moderno. Supuestamente, una conquista fue de poca ayuda para Alejandro, ya que la resistencia popular era feroz, lo que provocó que el ejército de Alejandro se atascara en la región que se convirtió en la parte norte del Reino Greco-Bactriano de Macedonia. El reino fue reemplazado por el Imperio Kushan dominado por Yuezhi en el siglo I a. C. Durante muchos siglos, la región de Uzbekistán estuvo gobernada por los imperios persas, incluidos los imperios parto y sasánida, así como por otros imperios, por ejemplo, los formados por los pueblos turcopersa heftalita y turco gokturk.

En el siglo VIII, Transoxiana, el territorio entre los ríos Amudarya y Syrdarya, fue conquistado por los árabes (Ali ibn Sattor) convirtiéndose en un punto focal poco después de la Edad de Oro Islámica. Muchos científicos notables vivieron allí y contribuyeron a su desarrollo después de la conquista. Entre los logros de los estudiosos durante este período se encuentran el desarrollo de la trigonometría en su forma moderna (simplificando su aplicación práctica para calcular las fases de la luna), los avances en óptica, en astronomía, así como en poesía, filosofía, arte, caligrafía y muchos otros, que sentaron las bases para el Renacimiento musulmán.

En los siglos IX y X, Transoxiana fue incluida en el Estado Samanid. Más tarde, Transoxiana vio la incursión de los Karakhanids gobernados por Turkic, así como los Seljuks (Sultan Sanjar) y Kara-Khitans.

La conquista mongol bajo Genghis Khan durante el siglo XIII provocaría un cambio en la región. La invasión mongol de Asia Central condujo al desplazamiento de algunas de las personas de habla iraní de la región, siendo su cultura y herencia reemplazada por la de los pueblos mongol-turcos que vinieron después. Las invasiones de Bukhara, Samarcanda, Urgench y otros resultaron en asesinatos en masa y destrucción sin precedentes, como partes de Khwarezmia completamente arrasadas.

Tras la muerte de Genghis Khan en 1227, su imperio se dividió entre sus cuatro hijos y los miembros de su familia. A pesar de la posibilidad de una fragmentación grave, la ley mongol del Imperio mongol mantuvo una sucesión ordenada durante varias generaciones más, y el control de la mayor parte de Transoxiana quedó en manos de los descendientes directos de Chagatai Khan, el segundo hijo de Genghis Khan. La sucesión ordenada, la prosperidad y la paz interna prevalecieron en las tierras de Chaghatai, y el Imperio mongol en su conjunto siguió siendo un reino fuerte y unido (Ulus Batiy, Sattarkhan).

Durante este período, la mayor parte de Uzbekistán actual era parte del Khanate Chagatai, excepto que Khwarezm era parte de la Horda de Oro. Después del declive de la Horda de Oro, Khwarezm fue gobernado brevemente por la dinastía sufí hasta la conquista de Timur en 1388. El sufí gobierna Khwarezm como vasallos de Timuridos, Horda de Oro y Khanate uzbeco hasta la ocupación persa en 1510.

Sin embargo, a principios del siglo XIV, cuando el imperio comenzó a dividirse en sus partes constituyentes, el territorio de Chaghatai se vio interrumpido cuando los príncipes de varios grupos tribales compitieron por la influencia. Un jefe tribal, Timur (Tamerlán), surgió de estas luchas en la década de 1380 como la fuerza dominante en Transoxiana. Aunque no era descendiente de Genghis Khan, Timur se convirtió en el gobernante de facto de Transoxiana y procedió a conquistar todo el oeste de Asia Central, Irán, el Cáucaso, Mesopotamia, Asia Menor y la región esteparia del sur al norte del Mar de Aral. También invadió Rusia antes de morir durante una invasión de China en 1405.

Timur era conocido por su brutalidad extrema y sus conquistas fueron acompañadas por masacres genocidas en las ciudades que ocupó.

Timur inició el último florecimiento de Transoxiana al reunir a numerosos artesanos y eruditos de las vastas tierras que había conquistado en su capital, Samarcanda. Al apoyar a esas personas, impregnó su imperio con una rica cultura persa-islámica. Durante su reinado y los reinados de sus descendientes inmediatos, se llevó a cabo una amplia gama de obras maestras de construcción religiosa y palaciega en Samarcanda y otros centros de población. Amir Timur inició un intercambio de descubrimientos médicos y patrocinó a médicos, científicos y artistas de las regiones vecinas, como la India; Su nieto Ulugh Beg fue uno de los primeros grandes astrónomos del mundo. Fue durante la dinastía timúrida que el turco, en la forma del dialecto de Chaghatai, se convirtió en una lengua literaria por derecho propio en Transoxiana, aunque los timúridos eran de naturaleza persiana. El mejor escritor de Chaghataid, Ali-Shir Nava'i, estuvo activo en la ciudad de Herat (ahora en el noroeste de Afganistán) en la segunda mitad del siglo XV.

El estado timurí se dividió rápidamente por la mitad después de la muerte de Timur. La lucha interna crónica de los timúridos atrajo la atención de las tribus nómadas uzbekas que vivían al norte del mar de Aral. En 1501, las fuerzas uzbekas comenzaron una invasión total de Transoxiana. La trata de esclavos en el Khanate de Bukhara se hizo prominente y se estableció firmemente. Antes de la llegada de los rusos, el actual Uzbekistán estaba dividido entre el Emirato de Bukhara y los kanatos de Khiva y Kokand.

En el siglo XIX, el Imperio ruso comenzó a expandirse y extenderse a Asia Central. Había 210.306 rusos viviendo en Uzbekistán en 1912. El período del “Gran Juego” generalmente se considera que va desde aproximadamente 1813 hasta la Convención anglo-rusa de 1907. Una segunda fase menos intensiva siguió a la Revolución bolchevique de 1917. Al comienzo de En el siglo XIX, había unos 3.200 kilómetros (2.000 millas) que separaban la India británica y las regiones periféricas de la Rusia zarista. Gran parte de la tierra en el medio no estaba asignada.

A principios de 1920, Asia Central estaba firmemente en manos de Rusia y, a pesar de cierta resistencia inicial a los bolcheviques, Uzbekistán y el resto de Asia Central se convirtieron en parte de la Unión Soviética. El 27 de octubre de 1924 se creó la República Socialista Soviética de Uzbekistán. De 1941 a 1945, durante la Segunda Guerra Mundial, 1.433.230 personas de Uzbekistán lucharon en el Ejército Rojo contra la Alemania nazi. Un número también luchó en el lado alemán. Hasta 263.005 soldados uzbekos murieron en los campos de batalla del Frente Oriental, y 32.670 desaparecieron en acción.

El 20 de junio de 1990, Uzbekistán declaró su soberanía estatal. El 31 de agosto de 1991, Uzbekistán declaró su independencia después del fallido intento de golpe de estado en Moscú. El 1 de septiembre se proclamó el Día de la Independencia Nacional. La Unión Soviética se disolvió el 26 de diciembre de ese año.

Islam Karimov, gobernante de Uzbekistán desde la independencia, murió el 2 de septiembre de 2016. Fue reemplazado por su antiguo primer ministro, Shavkat Mirziyoyev, el 14 de diciembre del mismo año.

Política

Islam Karimov, el primer presidente de Uzbekistán, durante una visita al Pentágono en 2002Islam Karimov, el primer presidente de Uzbekistán, durante una visita al Pentágono en 2002

Después de que Uzbekistán declaró su independencia de la Unión Soviética en 1991, se celebraron elecciones, e Islam Karimov fue elegido primer presidente de Uzbekistán el 29 de diciembre de 1991.

Las elecciones del Oliy Majlis (Parlamento o Asamblea Suprema) se celebraron en virtud de una resolución adoptada por el 16º Soviet Supremo en 1994. En ese año, el Soviet Supremo fue reemplazado por el Oliy Majlis.

Las terceras elecciones para el bicameral Oliy Majlis de 150 miembros, la Cámara Legislativa y el Senado de 100 miembros por períodos de cinco años, se celebraron el 27 de diciembre de 2009. Las segundas elecciones se celebraron en diciembre de 2004 a enero de 2005. El Oliy Majlis era unicameral hasta 2004. Su tamaño aumentó de 69 diputados (miembros) en 1994 a 120 en 2004–05, y actualmente es de 150.

El primer mandato presidencial de Karimov se extendió a 2000 a través de un referéndum, y fue reelegido en 2000, 2007 y 2015, y cada vez recibió más del 90% de los votos. La mayoría de los observadores internacionales se negaron a participar en el proceso y no reconocieron los resultados, descartándolos por no cumplir con los estándares básicos.

El referéndum de 2002 también incluyó un plan para un parlamento bicameral compuesto por una cámara baja (el Oliy Majlis) y una cámara alta (Senado). Los miembros de la cámara baja deben ser legisladores “a tiempo completo”. Las elecciones para el nuevo parlamento bicameral tuvieron lugar el 26 de diciembre.

Tras la muerte de Islam Karimov el 2 de septiembre de 2016, la Asamblea Suprema nombró al primer ministro, Shavkat Mirziyoyev, como presidente interino de Uzbekistán el 8 de septiembre de 2016. Aunque el presidente del Senado, Nigmatilla Yuldashev, fue designado constitucionalmente como el sucesor de Karimov, Yuldashev propuso que Mirziyoyev asumió el cargo de presidente interino a la luz de los “muchos años de experiencia” de Mirziyoyev. Mirziyoyev fue elegido posteriormente como el segundo presidente del país en las elecciones presidenciales de diciembre de 2016, ganando el 88,6% de los votos, y tomó juramento el 14 de diciembre de 2016. El 12 de diciembre de 2016, el viceprimer ministro Abdulla Aripov fue nominado para reemplazar a Mirziyoyev como primer ministro.

Mirziyoyev eliminó a la mayoría de los funcionarios de Karimov e instó al gobierno a emplear a “nuevos jóvenes que aman a su país”. Después de un año en el cargo, Mirziyoyev se aleja cada vez más de la política de su predecesor, que es especialmente visible en su política exterior activa. Visitó todas las regiones uzbekas y las grandes ciudades para familiarizarse con la implementación de los proyectos y reformas que ordenó. Muchos analistas y medios de comunicación occidentales compararon su gobierno con el primer ministro chino Deng Xiaoping o el presidente soviético Mikhail Gorbachev. Su gobierno ha sido citado como una “Primavera uzbeka”.

En mayo de 2018, Mirziyoyev fue nominado como candidato para el Premio Nobel de la Paz por Olimzhon Tukhtanazarov, quien es un representante del gobernante Partido Liberal Democrático. A finales de ese año, la Asociación de Periodistas de Asia (AJA) lo había nombrado “Asiático del año de 2018”.

Derechos humanos

La Constitución de la República de Uzbekistán afirma que «la democracia en la República de Uzbekistán se basará en principios humanos comunes, según los cuales el valor más alto será el ser humano, su vida, libertad, honor, dignidad y otros derechos inalienables».

La posición oficial se resume en un memorando «Las medidas tomadas por el gobierno de la República de Uzbekistán en el ámbito de la provisión y el fomento de los derechos humanos» y equivale a lo siguiente: el gobierno hace todo lo que está en su poder para proteger y garantizar Los derechos humanos de los ciudadanos de Uzbekistán. Uzbekistán mejora continuamente sus leyes e instituciones para crear una sociedad más humana. El parlamento aprobó más de 300 leyes que regulan los derechos y libertades básicas de las personas. Por ejemplo, se estableció una oficina del Defensor del Pueblo en 1996. El 2 de agosto de 2005, el presidente Islam Karimov firmó un decreto que abolió la pena capital en Uzbekistán el 1 de enero de 2008.

También se informó que el gobierno sancionó la esterilización forzada de mujeres uzbekas rurales.

Los informes sostienen que las violaciones se cometen con mayor frecuencia contra miembros de organizaciones religiosas, periodistas independientes, activistas de derechos humanos y activistas políticos, incluidos miembros de los partidos de oposición prohibidos. A partir de 2015, los informes sobre violaciones de los derechos humanos en Uzbekistán indicaron que las violaciones aún continuaban sin ninguna mejora. Freedom House ha clasificado constantemente a Uzbekistán cerca del final de su clasificación Libertad en el mundo desde la fundación del país en 1991. En el informe de 2018, Uzbekistán fue uno de los 11 peores países para los derechos políticos y las libertades civiles.

El gobierno rechaza con vehemencia las acusaciones, manteniendo que simplemente realizó una operación antiterrorista, ejerciendo solo la fuerza necesaria. Además, algunos funcionarios afirman que «se ha declarado una guerra de información sobre Uzbekistán» y que los enemigos de Uzbekistán inventan las violaciones de derechos humanos en Andijan como un pretexto conveniente para la intervención en los asuntos internos del país. La homosexualidad masculina es ilegal en Uzbekistán. El castigo va desde una multa hasta 3 años de prisión.

Uzbekistán también mantiene la segunda tasa más alta de esclavitud moderna del mundo, el 3.97% de la población del país trabaja como esclavos modernos.

Divisiones administrativas

Mapa político de UzbekistánMapa político de Uzbekistán

Uzbekistán se divide en doce provincias (viloyatlar, viloyat singular, nombre compuesto viloyati, por ejemplo, Toshkent viloyati, Samarqand viloyati, etc.), una república autónoma (respublika, nombre compuesto respublikasi, por ejemplo, Qoraqalpogʻiston Muxtor Respublikasi, Karakalpakstan, República Autónoma, República Autónoma, una ciudad independiente (shahar, sustantivo compuesto shahri, por ejemplo, Toshkent shahri). Los nombres se dan a continuación en uzbeko, ruso y karakalpak cuando corresponda, aunque existen numerosas variaciones de las transcripciones de cada nombre.

Las provincias se dividen en distritos (tuman).

Economía

Vendedores de pan en UrgutVendedores de pan en Urgut

Uzbekistán extrae 80 toneladas de oro al año, el séptimo en el mundo. Los depósitos de cobre de Uzbekistán ocupan el décimo lugar en el mundo y sus depósitos de uranio en el duodécimo. La producción de uranio del país ocupa el séptimo lugar a nivel mundial. La compañía nacional de gas uzbeka, Uzbekneftegas, ocupa el 11 ° lugar en el mundo en producción de gas natural con una producción anual de 60 a 70 mil millones de metros cúbicos (2.1 a 2.5 billones de pies cúbicos). El país tiene importantes reservas sin explotar de petróleo y gas: hay 194 depósitos de hidrocarburos en Uzbekistán, incluidos 98 depósitos de condensados ​​y gas natural y 96 depósitos de condensados ​​de gas.

Uzbekistán mejoró marginalmente en la clasificación 2020 de Facilidad para hacer negocios del Banco Mundial. Las corporaciones más grandes involucradas en el sector energético de Uzbekistán son la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC), Petronas, la Corporación Nacional de Petróleo de Corea, Gazprom, Lukoil y Uzbekneftegas.

Junto con muchas economías de la Comunidad de Estados Independientes o de la CEI, la economía de Uzbekistán disminuyó durante los primeros años de transición y luego se recuperó después de 1995, cuando comenzó a sentirse el efecto acumulativo de las reformas políticas. Ha mostrado un crecimiento robusto, aumentando un 4% por año entre 1998 y 2003 y acelerándose posteriormente a un 7% –8% por año. Según las estimaciones del FMI, el PIB en 2008 será casi el doble de su valor en 1995 (a precios constantes). Desde 2003, las tasas de inflación anual promediaron menos del 10%.

Uzbekistán tiene un INB per cápita de US $ 2,020 en dólares corrientes en 2018, lo que da un PPA equivalente a US $ 7,230. La producción económica se concentra en productos básicos. En 2011, Uzbekistán fue el séptimo mayor productor mundial y el quinto mayor exportador de algodón, así como el séptimo mayor productor mundial de oro. También es un productor regionalmente significativo de gas natural, carbón, cobre, petróleo, plata y uranio.

La agricultura emplea al 27% de la fuerza laboral de Uzbekistán y aporta el 17.4% de su PIB (datos de 2012). La tierra cultivable es de 4,4 millones de hectáreas, o alrededor del 10% de la superficie total de Uzbekistán. Si bien el desempleo oficial es muy bajo, se estima que el subempleo, especialmente en las zonas rurales, es de al menos el 20%. La producción de algodón en Uzbekistán es importante para la economía nacional del país. El algodón uzbeko incluso se usa para hacer billetes en Corea del Sur. El uso del trabajo infantil en Uzbekistán ha llevado a varias compañías, incluidas Tesco, C&A, Marks & Spencer, Gap y H&M, a boicotear el algodón uzbeko.

Frente a una multitud de desafíos económicos al adquirir la independencia, el gobierno adoptó una estrategia de reforma evolutiva, con énfasis en el control estatal, la reducción de las importaciones y la autosuficiencia energética. Desde 1994, los medios controlados por el estado han proclamado en repetidas ocasiones el éxito de este “Modelo Económico de Uzbekistán” y han sugerido que es un ejemplo único de una transición suave a la economía de mercado, evitando el shock, el pauperismo y el estancamiento. A partir de 2019, la economía de Uzbekistán es una de las más diversificadas de Asia Central, lo que hace del país un socio económico atractivo para China.

La estrategia de reforma gradualista ha implicado posponer reformas macroeconómicas y estructurales significativas. El estado en manos de la burocracia ha seguido siendo una influencia dominante en la economía. La corrupción impregna a la sociedad y se vuelve más desenfrenada con el tiempo: el Índice de Percepción de la Corrupción de Uzbekistán 2005 fue de 137 de 159 países, mientras que en 2007 Uzbekistán fue el 175º de 179 países. Un informe de febrero de 2006 sobre el país por parte del International Crisis Group sugiere que los ingresos obtenidos de exportaciones clave, especialmente algodón, oro, maíz y cada vez más gas, se distribuyen entre un círculo muy pequeño de la élite gobernante, con poco o ningún beneficio para la población. en general. Los recientes escándalos de corrupción de alto perfil que involucran contratos gubernamentales y grandes compañías internacionales, especialmente TeliaSoneria, han demostrado que las empresas son particularmente vulnerables a la corrupción cuando operan en Uzbekistán.

Según la Unidad de Inteligencia de The Economist, “el gobierno es hostil a permitir el desarrollo de un sector privado independiente, sobre el cual no tendría control”.

Las políticas económicas han repelido la inversión extranjera, que es la más baja per cápita en la CEI. Durante años, la mayor barrera para las empresas extranjeras que ingresan al mercado de Uzbekistán ha sido la dificultad de convertir divisas. En 2003, el gobierno aceptó las obligaciones del Artículo VIII en virtud del Fondo Monetario Internacional (FMI) que prevé la convertibilidad total de la moneda. Sin embargo, los estrictos controles de divisas y el endurecimiento de las fronteras han disminuido el efecto de esta medida.

Uzbekistán experimentó una inflación desenfrenada de alrededor del 1000% por año inmediatamente después de la independencia (1992–1994). Los esfuerzos de estabilización implementados con la orientación del FMI dieron sus frutos. Las tasas de inflación se redujeron al 50% en 1997 y luego al 22% en 2002. Desde 2003, las tasas de inflación anual promediaron menos del 10%. Las estrictas políticas económicas en 2004 resultaron en una reducción drástica de la inflación a 3.8% (aunque las estimaciones alternativas basadas en el precio de una verdadera canasta de mercado la ubicaron en 15%). Las tasas de inflación subieron hasta el 6,9% en 2006 y el 7,6% en 2007, pero se han mantenido en el rango de un solo dígito.

El gobierno de Uzbekistán restringe las importaciones extranjeras de muchas maneras, incluidos los altos aranceles de importación. Los impuestos especiales se aplican de manera altamente discriminatoria para proteger los bienes producidos localmente. Los aranceles oficiales se combinan con cargos no oficiales y discriminatorios que resultan en cargos totales que ascienden hasta un 100 a 150% del valor real del producto, lo que hace que los productos importados sean prácticamente inaccesibles. La sustitución de importaciones es una política oficialmente declarada y el gobierno informa con orgullo una reducción por un factor de dos en el volumen de bienes de consumo importados. Varios países de la CEI están oficialmente exentos de los derechos de importación de Uzbekistán. Uzbekistán tiene un Tratado de Inversión Bilateral con otros cincuenta países.

La Bolsa de Valores Republicana (RSE) abrió sus puertas en 1994. Las acciones de todas las sociedades anónimas uzbekas (alrededor de 1.250) se cotizan en RSE. El número de empresas que cotizan en bolsa a partir de enero de 2013 supera los 110. El volumen del mercado de valores alcanzó los 2 billones en 2012, y el número está creciendo rápidamente debido al creciente interés de las empresas por atraer los recursos necesarios a través del mercado de capitales. Según el Depositario Central a enero de 2013, el valor nominal de las acciones en circulación de emisores uzbekos superó los nueve billones.

Gracias en parte a la recuperación de los precios del oro y el algodón en el mercado mundial (los principales productos de exportación del país), la expansión del gas natural y algunas exportaciones de manufacturas, y el aumento de las transferencias de migrantes laborales, la cuenta corriente se convirtió en un gran superávit (entre 9% y 11 % del PIB de 2003 a 2005). En 2018, las reservas de divisas, incluido el oro, totalizaron alrededor de US $ 25 mil millones.

Las reservas de divisas ascendieron en 2010 a 13 mil millones de dólares.

Se prevé que Uzbekistán sea una de las economías de más rápido crecimiento en el mundo (26 principales) en las próximas décadas, según una encuesta realizada por el banco mundial HSBC.

Demografía

Niños uzbekosNiños uzbekos

A partir de 2019, Uzbekistán tiene la mayor población de todos los países de Asia Central, y es la segunda más grande . Sus 32.768.725 ciudadanos comprenden casi la mitad de la población total de la región. La población de Uzbekistán es muy joven: el 34,1% de sus habitantes son menores de 14 años . Según fuentes oficiales, los uzbekos constituyen una mayoría de la población total. Otros grupos étnicos incluyen rusos 2%, tayikos 5%, kazajos 3%, Karakalpaks 2,5% y tártaros 1,5% .

Existe cierta controversia sobre el porcentaje de la población tayika. También hay pequeños grupos de armenios en Uzbekistán, principalmente en Tashkent y Samarcanda. La nación es 88% musulmana , 9% ortodoxos orientales y 3% otras religiones. El Informe de Libertad Religiosa Internacional 2004 del Departamento de Estado de EE. UU. Informa que el 0.2% de la población es budista . Los judíos de Bujarán han vivido en Asia Central, principalmente en Uzbekistán, durante miles de años. Había 94.900 judíos en Uzbekistán en 1989 , pero ahora, desde la disolución de la Unión Soviética, la mayoría de los judíos de Asia Central abandonó la región hacia Estados Unidos, Alemania o Israel. El país contaba con casi 1,5 millones de rusos, el 12,5% de la población, en el censo de 1970. Después de la disolución de la Unión Soviética, se produjo una importante emigración de rusos étnicos, principalmente por razones económicas.

En la década de 1940, los tártaros de Crimea, junto con los alemanes del Volga, los chechenos, los griegos pónticos, los kumaks y muchas otras nacionalidades fueron deportados a Asia Central. Aproximadamente 100.000 tártaros de Crimea continúan viviendo en Uzbekistán. El número de griegos en Tashkent ha disminuido de 35,000 en 1974 a aproximadamente 12,000 en 2004. La mayoría de los turcos meskhetianos abandonaron el país después de los pogromos en el valle de Fergana en junio de 1989.

Comunicaciones

Según el informe oficial de la fuente, al 10 de marzo de 2008, el número de usuarios de teléfonos celulares en Uzbekistán alcanzó los 7 millones, frente a los 3,7 millones del 1 de julio de 2007. Los usuarios móviles en 2017 fueron más de 24 millones. El mayor operador de telefonía móvil en términos de número de suscriptores es MTS-Uzbekistán (antiguo Uzdunrobita y parte de Russian Mobile TeleSystems) y le siguen Beeline (parte de Beeline de Rusia) y UCell (ex Coscom) (originalmente parte de US MCT Corp ., ahora una filial de la empresa de telecomunicaciones nórdica / báltica TeliaSonera AB).

A partir del 1 de julio de 2007, el número estimado de usuarios de Internet era de 1,8 millones, según UzACI.

La censura de Internet existe en Uzbekistán y en octubre de 2012 el gobierno endureció la censura de Internet al bloquear el acceso a los servidores proxy. Reporteros sin Fronteras ha calificado al gobierno de Uzbekistán como un “Enemigo de Internet” y el control del gobierno sobre Internet ha aumentado dramáticamente desde el comienzo de la Primavera Árabe.

La prensa en Uzbekistán practica la autocensura y los periodistas extranjeros han sido expulsados ​​gradualmente del país desde la masacre de Andijan en 2005, cuando las tropas del gobierno dispararon contra multitudes de manifestantes que mataron a 187 de acuerdo con informes oficiales y estimaciones de varios cientos de testigos no oficiales y testigos.

Transporte

Tren de alta velocidad Afrosiyob construido por la empresa española TalgoTren de alta velocidad Afrosiyob construido por la empresa española Talgo

Tashkent, la capital y ciudad más grande de la nación, tiene un sistema de tránsito rápido de tres líneas construido en 1977 y ampliado en 2001 después de diez años de independencia de la Unión Soviética. Uzbekistán y Kazajstán son actualmente los únicos dos países en Asia Central con un sistema de metro. Se promociona como uno de los sistemas más limpios de la antigua Unión Soviética. Las estaciones son muy ornamentadas. Por ejemplo, la estación Metro Kosmonavtov construida en 1984 está decorada con un tema de viaje espacial para reconocer los logros de la humanidad en la exploración espacial y para conmemorar el papel de Vladimir Dzhanibekov, el cosmonauta soviético de origen uzbeko. Una estatua de Vladimir Dzhanibekov se encuentra cerca de la entrada de una estación.

Hay tranvías y autobuses operados por el gobierno que cruzan la ciudad. También hay muchos taxis, registrados y no registrados. Uzbekistán tiene plantas que producen automóviles modernos. La producción de automóviles es respaldada por el gobierno y la compañía automotriz coreana Daewoo. En mayo de 2007, UzDaewooAuto, el fabricante de automóviles, firmó un acuerdo estratégico con General Motors-Daewoo Auto and Technology (GMDAT, véase también GM Uzbekistán). El gobierno compró una participación en el Koc de Turquía en SamKochAvto, un productor de pequeños autobuses y camiones. Posteriormente, firmó un acuerdo con Isuzu Motors de Japón para producir autobuses y camiones Isuzu.

Los enlaces de trenes conectan muchas ciudades de Uzbekistán, así como las antiguas repúblicas vecinas de la Unión Soviética. Además, después de la independencia, se establecieron dos sistemas de trenes de rápido funcionamiento. Uzbekistán lanzó el primer ferrocarril de alta velocidad en Asia Central en septiembre de 2011 entre Tashkent y Samarcanda. El nuevo tren eléctrico de alta velocidad Talgo 250, llamado Afrosiyob, fue fabricado por Patentes Talgo S.L. (España) y realizó su primer viaje de Tashkent a Samarcanda el 26 de agosto de 2011.

Hay una gran planta de aviones que se construyó durante la era soviética: la planta de fabricación de aviación Tashkent Chkalov o ТАПОиЧ en ruso. La planta se originó durante la Segunda Guerra Mundial, cuando las instalaciones de producción fueron evacuadas hacia el sur y el este para evitar su captura por el avance de las fuerzas nazis. Hasta finales de la década de 1980, la planta era uno de los principales centros de producción de aviones en la URSS. Con la disolución de la Unión Soviética, su equipo de fabricación quedó obsoleto; La mayoría de los trabajadores fueron despedidos. Ahora produce solo unos pocos aviones al año, pero con el interés de las compañías rusas en crecimiento, hay rumores de planes de mejora de la producción.

Militar

Tropas uzbekas durante un ejercicio de operación cooperativaTropas uzbekas durante un ejercicio de operación cooperativa

Con cerca de 65,000 soldados, Uzbekistán posee las fuerzas armadas más grandes de Asia Central Bobur. La estructura militar se hereda en gran medida del Distrito Militar de Turquestán del ejército soviético, aunque está pasando por una reforma que se basará principalmente en la infantería motorizada con algunas fuerzas ligeras y especiales. El equipo de las Fuerzas Armadas de Uzbekistán es estándar, en su mayoría consiste en herencias soviéticas y equipos rusos y algunos estadounidenses recientemente diseñados.

El gobierno aceptó las obligaciones de control de armas de la antigua Unión Soviética, se adhirió al Tratado de No Proliferación Nuclear (como estado no nuclear) y apoyó un programa activo de la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa de Estados Unidos (DTRA) en el oeste de Uzbekistán ( Isla Nukus y Vozrozhdeniye). El Gobierno de Uzbekistán gasta alrededor del 3,7% del PIB en el ejército, pero ha recibido una creciente infusión de Financiamiento Militar Extranjero (FMF) y otros fondos de asistencia de seguridad desde 1998.

Tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en los EE. UU., Uzbekistán aprobó la solicitud del Comando Central de los EE. UU. De acceder a una base aérea, el aeródromo Karshi-Khanabad, en el sur de Uzbekistán. Sin embargo, Uzbekistán exigió que Estados Unidos se retire de las bases aéreas después de la masacre de Andijan y la reacción de los Estados Unidos a esta masacre. Las últimas tropas estadounidenses abandonaron Uzbekistán en noviembre de 2005.

El 23 de junio de 2006, Uzbekistán se convirtió en un participante de pleno derecho en la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO), pero informó a la CSTO que suspenda su membresía en junio de 2012.

Relaciones Extranjeras

Líderes presentes en la cumbre de la OCS en Ufa, Rusia en 2015Líderes presentes en la cumbre de la OCS en Ufa, Rusia en 2015

Uzbekistán se unió a la Comunidad de Estados Independientes en diciembre de 1991. Sin embargo, se opone a la reintegración y se retiró del acuerdo de seguridad colectiva de la CEI en 1999. Desde entonces, Uzbekistán ha participado en la fuerza de paz de la CEI en Tayikistán y en grupos organizados por la ONU para ayuda a resolver los conflictos de Tayikistán y Afganistán, que considera que representan una amenaza para su propia estabilidad.

Anteriormente cerca de Washington (que le otorgó a Uzbekistán medio billón de dólares en ayuda en 2004, aproximadamente una cuarta parte de su presupuesto militar), el gobierno de Uzbekistán ha restringido recientemente el uso militar estadounidense de la base aérea en Karshi-Khanabad para operaciones aéreas en el vecino Afganistán. Uzbekistán fue un partidario activo de los esfuerzos de Estados Unidos contra el terrorismo mundial y se unió a las coaliciones que se han ocupado tanto de Afganistán como de Irak.

La relación entre Uzbekistán y Estados Unidos comenzó a deteriorarse después de las llamadas “revoluciones de color” en Georgia y Ucrania (y en menor medida en Kirguistán). Cuando Estados Unidos se unió a un llamado para una investigación internacional independiente de los sangrientos eventos en Andijan, la relación disminuyó aún más, y el presidente Islam Karimov cambió la alineación política del país para acercarlo a Rusia y China.

A fines de julio de 2005, el gobierno de Uzbekistán ordenó a Estados Unidos que abandonara una base aérea en Karshi-Kanabad (cerca de la frontera de Uzbekistán con Afganistán) en un plazo de 180 días. Karimov había ofrecido el uso de la base a los Estados Unidos poco después del 11 de septiembre. Algunos uzbekos también creen que las protestas en Andijan fueron provocadas por las influencias del Reino Unido y los Estados Unidos en el área de Andijan. Esta es otra razón de la hostilidad entre Uzbekistán y Occidente.

Uzbekistán es miembro de las Naciones Unidas (ONU) (desde el 2 de marzo de 1992), el Consejo de Asociación Euroatlántico (EAPC), la Asociación para la Paz (PfP) y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Pertenece a la Organización de Cooperación Islámica (OIC) y la Organización de Cooperación Económica (ECO) (que comprende los cinco países de Asia Central, Azerbaiyán, Irán, Turquía, Afganistán y Pakistán). En 1999, Uzbekistán se unió a la alianza GUAM (Georgia, Ucrania, Azerbaiyán y Moldavia), que se formó en 1997 (convirtiéndola en GUUAM), pero se retiró de la organización en 2005.

Uzbekistán también es miembro de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) y alberga la Estructura Regional Antiterrorista (RATS) de la OCS en Tashkent. Uzbekistán se unió a la nueva Organización de Cooperación de Asia Central (CACO) en 2002. El CACO está formado por Uzbekistán, Tayikistán, Kazajstán y Kirguistán. Es miembro fundador y sigue involucrado en la Unión de Asia Central, formada con Kazajstán y Kirguistán, y se unió en marzo de 1998 por Tayikistán.

En septiembre de 2006, la UNESCO otorgó a Islam Karimov un premio por la preservación de su rica cultura y tradiciones en Uzbekistán. A pesar de las críticas, esto parece ser un signo de mejora de las relaciones entre Uzbekistán y Occidente.

El mes de octubre de 2006 también vio una disminución en el aislamiento de Uzbekistán de Occidente. La UE anunció que planeaba enviar una delegación a Uzbekistán para hablar sobre los derechos humanos y las libertades, después de un largo período de relaciones hostiles entre los dos. Aunque es equívoco sobre si la versión oficial o no oficial de la masacre de Andijan es cierta, la UE evidentemente está dispuesta a aliviar sus sanciones económicas contra Uzbekistán. Sin embargo, generalmente se asume entre la población de Uzbekistán que el gobierno se mantendrá firme en el mantenimiento de sus estrechos vínculos con la Federación de Rusia y en su teoría de que las protestas de 2004-2005 en Uzbekistán fueron promovidas por Estados Unidos y el Reino Unido.

En enero de 2008, Lola Karimova-Tillyaeva fue nombrada para su cargo actual como embajadora de Uzbekistán ante la UNESCO. Karimova-Tillyaeva y su equipo han sido fundamentales para promover el diálogo intercultural al aumentar la conciencia de la sociedad europea sobre el patrimonio cultural e histórico de Uzbekistán.

Cultura

Bordado de UzbekistánBordado de Uzbekistán

Uzbekistán tiene una amplia mezcla de grupos étnicos y culturas, siendo el uzbeko el grupo mayoritario. En 1995, alrededor del 71% de la población de Uzbekistán era uzbeka. Los principales grupos minoritarios fueron rusos (8%), tayikos (3–4.7%), kazajos (4%), tártaros (2.5%) y Karakalpaks (2%). Sin embargo, se dice que el número de personas no uzbekas que viven en Uzbekistán está disminuyendo a medida que los rusos y otros grupos minoritarios se van lentamente y los uzbekos regresan de otras partes de la antigua Unión Soviética.

Cuando Uzbekistán obtuvo su independencia en 1991, había preocupación de que el fundamentalismo musulmán se extendiera por toda la región. La expectativa era que un país que durante mucho tiempo negó la libertad de práctica religiosa experimentaría un aumento muy rápido en la expresión de su fe dominante. A partir de 1994, se decía que más de la mitad de la población de Uzbekistán era musulmana, aunque en una encuesta oficial pocos de ese número tenían un conocimiento real de la religión o sabían cómo practicarla. Sin embargo, la observancia islámica está aumentando en la región.